Millones de usuarios de Uber está en peligro por hackeo

Hackers robaron datos personales de 57 millones de clientes y conductores de Uber Technologies, una violación masiva de seguridad que la compañía encubrió por más de un año.

Esta semana, la firma de viajes expulsó a su oficial de Seguridad en Jefe y a uno de sus suplentes por esconder el hackeo, el cual incluyó un pago de 100 mil dólares a los atacantes.

Los datos comprometidos obtenidos en octubre de 2016 incluían nombres, direcciones de correo y números telefónicos de 50 millones de usuarios de Uber alrededor del mundo, dijo la compañía a Bloomberg.

La información personal de siete millones de conductores también fue ultrajada, incluyendo 600 mil números de licencia de conductores estadounidenses. Ningún número de seguridad social, información de tarjeta de crédito detalles de viajes realizados o cualquier otro dato de esa índole fue robado, según dijo Uber.

Al momento en el que ocurrió el incidente, Uber se encontraba negociando con reguladores de Estados Unidos quienes investigaban acusaciones separadas de violaciones a la privacidad.

La plataforma ahora dice que tenía la obligación legal de reportar entonces el robo a los reguladores y conductores cuyos números de licencia fueron robados. En vez de eso, le pagó a los hackers para borrar los datos y mantener la violación en silencio. Uber dice creer que la información nunca fue utilizada pero negó revelar las identidades de los atacantes.

“Nada de esto debió haber ocurrido, y no daré excusas por ello. Estamos cambiando la forma de hacer negocios” dijo Dara Khosrowshahi, quien tomó el puesto como director ejecutivo en septiembre pasado.

La compañía planea lanzar una declaración para sus clientes diciendo que no han visto “evidencia de fraude o uso indebido de datos relacionado al incidente.” Uber dijo que le proporcionará monitoreo gratis de protección de crédito y protección contra robo de identidad a aquellos conductores cuyas licencias fueron comprometidas.