Google te rastrea sin que lo sepas

Google confirmó que ha estado rastreando las ubicaciones de sus usuarios desde enero de este año, incluso si dicha opción está desactivada. Los usuarios no estaban conscientes de que esta información estaba siendo recabada y no tienen forma de optar por lo contrario.

Los datos fueron parte de un esfuerzo por encontrar con cuánta frecuencia un teléfono debe rebotar la señal a una torre celular para estar conectada los servidores de Google, un proceso que se llama “análisis de latido”, según dijo la compañía. Rebotes muy frecuentes gastan la batería del teléfono, mientras que rebotes insuficientes ponen al dispositivo en riesgo de desconectarse, explicó una portavoz de Google vía e-mail.

Iniciando desde enero, Google pidió a los dispositivos el “ID único” o “ID celular” de las torres celulares a las que se conectaban. Una triangulación entre torres revelaría así la ubicación del dispositivo con una alta precisión, especialmente en zonas urbanas donde estas torres son más comunes.

La información nunca fue almacenada, y la práctica terminara para finales de noviembre, de acuerdo con la portavoz.

Esta práctica, sin embargo, está separada de su rastreo de ubicación de Google Maps, un servicio más transparente que sigue la pista de los movimientos de los usuarios.
La única desventaja del rastreo de Google Maps es que cualquiera con acceso a la información de acceso a Google de un usuario puede ver el registro completo de sus movimientos probablemente de años atrás.

Cabe mencionar que en la declaración de privacidad de Google se especifica que cuando usas sus dispositivos, "podemos recolectar y procesar información sobre tu ubicación actual. Usamos varias tecnologías para determinar ubicaciones, incluyendo dirección IP, GPS, y otros sensores que pueden, por ejemplo, proveer a Google información sobre dispositivos cercanos, puntos de acceso Wi-Fi y torres celulares.”