Facebook sigue filtrando datos con 60 empresas

Facebook formó un acuerdo con al menos 60 fabricantes de dispositivos, entre los que se encuentran Apple y Samsung, para proveer acceso a datos de usuarios sin consentimiento explícito, un movimiento que pudo haber violado el decreto de consentimiento de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC).

De acuerdo con un extenso reporte del New York Times, la red social hizo tratos con fabricantes de dispositivos para usar las APIs y así incluir las funciones de Facebook sin que los usuarios instalen una aplicación adicional. Los tratos, según el reporte se hicieron hace más de una década, antes de que Facebook tuviera aplicaciones para smartphones.

Facebook empezó a disolver estas alianzas en abril, sin embargo, algunas prevalecen: en una prueba realizada por el NYT, una app llamada "The Hub" aún cultivaba datos del usuario de un Blackberry, y detalles de 558 de sus amigos y sus opiniones políticas o religiosas. La app también identificaba información de 294,258 amigos de amigos.

Facebook defendió esto en una entrada de blog llamada “Why We Disagree with The New York Times” (¿Por qué no estamos de acuerdo con el New York Times”), donde dijo haber permitido este acceso porque entonces no poseían aplicación y las tiendas de aplicaciones no existían como tal.

Estos socios firmaron acuerdos que prevenían que los datos de los usuarios fueran usados para otros fines que no fueran los de recrear la experiencia de Facebook”, se lee en la publicación. “No tenemos conocimiento de algún abuso de parte de estas compañías”.

Este descubrimiento llega después del escándalo de Cambridge Analytica, en el cual los datos de 50 millones de usuarios fueron usados para la elección de 2016 en Estados Unidos. El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, testificó frente al congreso en un intento de responder preguntas sobre el manejo de datos de la plataforma.

La empresa de redes sociales está siendo investigada por la FTC, la cual indaga si Facebook rompió lo acordado con la agencia en 2011. La investigación de la FTC fue lanzada cuando se encontró que Facebook había dicho a los usuarios que terceras apps no tendrían permitido acceder a sus datos, cuando de hecho, eran capaces de obtener casi toda la información personal del usuario.