Inteligencia Artificial: tecnología de la predicción

Emiliano Aguirre

La inteligencia artificial (IA) se convertirá en una tecnología de uso general como la electricidad, declaró Rafael Ramírez de Alba, director de entorno económico de IPADE Business School, este martes en el EmTech Digital Latam, cumbre organizada por la revista del Instituto de Tecnología de Massachusetts, MIT Technology Review y la consultora Opinno.

En términos económicos, la IA funciona como una tecnología de la predicción ya que con ella podemos anticipar necesidades de la sociedad. Mientras los costos de desarrollo de la IA sigan bajando, la demanda por esta innovación crecerá y podrá ayudar a resolver más problemas en diferentes sectores y así, perfeccionarse, según Ramírez de Alba.

Según datos presentados por el director, un 58% de las personas está preocupado de que la IA pueda representar una amenaza para la gente en el ámbito laboral, principalmente; sin embargo, un 41% cree que seguirá habiendo trabajo y una complementariedad entre humanos y máquinas (el 1% restante no mostró interés en el tema).

Pese a los retos que enfrenta la IA, como la falta de inclusión en procesos automatizados de reclutamiento, o la inefectividad de resolver sesgos relacionados con la discriminación de información, además de problemas de ciberseguridad, la IA tiene un gran potencial en diferentes áreas, desde la medicina hasta la banca.

Hablando de la banca, el director de innovación del grupo financiero Banorte, Guillermo Güemez Sarre, dijo que en la institución bancaria ya trabajan con la computadora Watson, una IA con la que los clientes del banco podrán resolver cualquier problema con su cuenta de una manera mucho más simple.

A veces los bancos tienen un ejército de abogados que se tardan mucho en resolver un problema con un contrato”, comentó Güemez, explicando cómo ayuda Watson evitar esta situación, pues esta IA puede resumir un contrato y acortar camino para que las dudas de los clientes sean resueltas lo antes posible.

Otro ejemplo de sus aplicaciones fue el que presentó Adam Yala, estudiante de doctorado del Laboratorio de Informática e Inteligencia Artificial (CSAIL, por sus siglas en inglés) del MIT. Esta IA trabaja con deep learning, con el que examina cierta cantidad de casos médicos específicos, a partir de los cuales predice diferentes escenarios para distintos pacientes.

La Inteligencia Artificial, recordó Güemez, “no sabe hacer cosas que no le enseñen”, con lo cual exhorta a la sociedad a no temerle a la nueva era que depara esta tecnología, que a pesar de no ser algo nuevo, ha alcanzado un desarrollo exponencial en fechas recientes, gracias a su razonamiento, aprendizaje, planeación, comunicación y percepción.