Windows 7 gana usuarios pese a obsolescencia

La versión 7 de Windows (Win7) sigue siendo la más utilizada por usuarios alrededor del mundo, a pesar de la existencia de Windows 10 y de que éste es más intuitivo y ha lanzado actualizaciones que lo convierten en una de las mejores opciones.

El Win7 sigue siendo utilizado por un gran porcentaje de la población porque, aunque ya no recibe actualizaciones más que aquellas que sean requeridas por mera seguridad, Microsoft ha tenido problemas para migrar a los usuarios a su versión de software más reciente; entre los problemas están las actualizaciones obligatorias y el hardware de los usuarios.

En el mes de mayo, NetMarketShare registró cómo Win7 compartía 41.79% de cuota de mercado, frente a Win10, con el 34,74 por ciento. Un mes más tarde, la versión 7 avanzó a 43.03%, mientras que la décima versión sólo llegó al 34,92 por ciento.

Este fenómeno es parecido a los años previos a la descontinuación de Windows XP, el cual seguía creciendo ante la existencia de Win7.

Respecto a XP, éste sigue perdiendo usuarios, al igual que Windows 8.1. Quedan menos de dos años para que Microsoft deje de ofrecer soporte a los usuarios con Windows 7, y se espera que para entonces Windows 10 haya aumentado su cantidad de usuarios.