Esto costará el cibercrimen mundial en 2018

El Comité Latinoamericano de Seguridad Bancaria (CELAES) estima que el cibercrimen financiero en el mundo costará 600,000 millones de dólares este año, y que al menos nueve de cada 10 entidades bancarias en América Latina sufrieron incidentes cibernéticos.

Estas preocupantes cifras serán analizadas por expertos en seguridad de la información durante la edición 33 de la Conferencia CELAES, programada en Miami para los próximos 29 y 30 de octubre.

El evento organizado por la Asociación de Banqueros Internacionales de Florida (FIBA) y la Federación Latinoamericana de Bancos (FELABAN) busca discutir estrategias y desafíos para hacer frente a la "creciente crisis" que produce el cibercrimen financiero, según un informe de CELAES.

"La amenaza de los delitos cibernéticos sigue en crecimiento, como lo demuestra una reciente ola de ataques a instituciones financieras en México, Chile, Perú, India y Estados Unidos", dijo David Schwartz, de FIBA, antes de afirmar las organizaciones no tienen más opción que invertir de forma inteligente en tecnología y personal para detener esta “pandemia".

Entre los temas que debatirán 600 expertos de 35 países están el control y gestión de riesgos, el intercambio de inteligencia y colaboración, cómo América Latina aborda la ciberseguridad, amenazas planteadas por la banca digital, criptomonedas y blockchain.

También serán abordados los programas direccionados a amenazas internas, perspectivas de la aplicación de la ley sobre cibercrimen, Inteligencia Artificial (IA) y Big Data.

Entre los expertos confirmados de instituciones privadas y públicas del sector están Devon Bryan del Banco de la Reserva Federal, Jason Manar del FBI, Jack Sinnot de Master Card, Andrés Mas de Amazon, Phyllis Schneck de IBM, Lisa Lee y Pablo Junco de Microsoft, y Carlos López Moctezuma de BBVA Bancomer, entre otros.

Sobresale la presentación bajo el tema "Dentro de la mente de un hacker", expuesta por Chris Roberts, un hacker e investigador altamente respetado que ganó la atención mundial por hackear los sistemas informáticos de una aerolínea para demostrar la vulnerabilidad de su sistema de control de vuelo.