¿Podrían robar recuerdos de las personas en un futuro?

Fotografía de película Minority report

La tecnología sigue avanzando a pasos agigantados, cosas que hace 10 o 5 años no imaginábamos hoy son una realidad, es por ello que de acuerdo compañía de seguridad informática Kaspersky Lab, en un futuro no muy distante, los cibercriminales podrían acceder a implantes de memoria para robar, espiar, alterar o manipular recuerdos humanos.

La empresa detalló que a pesar de que este tipo de amenazas están a varias décadas de distancia, la tecnología esencial ya existe en forma de dispositivos para la estimulación profunda del cerebro.

“Los científicos están aprendiendo cómo los recuerdos se crean en el cerebro y pueden ser seleccionados, restaurados o incluso mejorados, utilizando dispositivos implantables”, detalla el documento, elaborado en conjunto con el grupo de neurocirugía funcional de la Universidad de Oxford.

Sin embargo, refiere el informe, existen vulnerabilidades en el software y en el hardware de estos dispositivos que se utilizan para la estimulación profunda del cerebro, que deben abordarse si se quiere estar preparado para las amenazas que se avecinan.

Las nuevas amenazas que resulten de esto podrían incluir la manipulación masiva de grupos de personas por medio de recuerdos implantados o borrados, nuevas oportunidades para el ciberespionaje o el robo y la eliminación o el "bloqueo" de los recuerdos, entre otros.

La generación más reciente de estos implantes viene con un software de control para médicos y pacientes, instalado en tabletas y teléfonos inteligentes de calidad comercial, mediante una conexión basada en el protocolo estándar de Bluetooth.

Dentro de cinco años, y con esta tecnología, los científicos esperan registrar electrónicamente las señales cerebrales que construyen recuerdos, para luego mejorarlas, o incluso reescribirlas antes de volver a colocarlas en el cerebro.

Por lo que, explica, dentro de una década, los primeros implantes comerciales podrían aparecer en el mercado, y dentro de 20 años esta tecnología podría ser lo suficientemente avanzada como para permitir un amplio control de los recuerdos.