El mejor momento para realizar tu testamento es hoy, cuando se está en condiciones óptimas y no mañana, en una cama de hospital enfrentando toda clase de situaciones que pueden afectar el ánimo.