La ciencia ha definido este estado de falta de placer como apatía o melancolía

Páginas