La firma mexicana se había enfocado en ofrecer exclusivamente motocicletas para movilidad y negocios, pero ahora inyectará esfuerzos en clientes más exigentes

Con el 70% de participación del mercado de motociclismo en México y ventas que han llegado hasta las 26 mil unidades semanales, Italika no aflojará el acelerador para conquistar a más consumidores, ahora con un objetivo muy claro que cautivará a los amantes del deporte y la aventura.

La firma mexicana, con poco más de 12 años de existencia, se había enfocado sólo en dos ámbitos de uso: movilidad y herramienta de trabajo; sin embargo este 2016 ha inyectado esfuerzos en el desarrollo y promoción de sus primeras motocicletas para clientes más exigentes.

“Estamos en proceso de evolución de la marca. Teníamos una deuda pendiente en ámbitos como el deportivo, no habíamos hecho nada para aquellas personas que desean practicar el motociclismo de alto nivel, nos acercamos con la Federación Mexicana de Motociclismo (FMM) y empezamos a desarrollar una plataforma donde pilotos jóvenes pudieran desarrollar sus habilidades”, explica en entrevista para Mundo Ejecutivo, Roberto Martín del Campo, director de Marketing de Italika.

El directivo indica que la compañía siempre está en la constante búsqueda de relaciones a largo plazo con sus clientes, donde en cada uno de sus productos se distingue el compromiso de la marca en calidad.

La estrategia que ha tomado para promover sus nuevas líneas de motos incluye un proyecto deportivo bajo el nombre Italika Racing, que busca impulsar el talento mexicano en “dos ruedas” desde edades tempranas. La compañía creó dos copas monomarca en las que dos de sus modelos corren en las pistas.

Martín del Campo destaca que una de las formas que han respaldado la calidad y resistencia de sus motocicletas es la participación que tuvieron en un rally avalado por las asociaciones Iron Butt y Asphalt Rats, que certifica a vehículos y pilotos que recorren 1,000 millas continuas en un lapso de 24 horas. Las Italika 125Z y 250Z fueron los dos modelos sin modificaciones que rompieron récord del recorrido en el tiempo establecido.

Esto nos ayudo mucho a legitimar la marca, que nuestros productos se han probado en condiciones de uso, en condiciones extremas, mejoramos considerablemente la reputación. El lanzamiento fue un boom ahora que tocamos el motociclismo deportivo, y lo mejor de todo es que es un producto en stock, es decir, tal como lo ves en la carrera es el producto que ves en la tienda, subraya.

Sumado a esto, en los próximos meses Italika incursionará en el mundo de la alta cilindrada con la Vort-X, una moto de 650 centímetros cúbicos, y que incluirá piezas importadas de fabricación.

“Es un producto que toma lo mejor de varios países: un cuadro italiano, suspensiones japonesas, un motor de desempeño alemán. Va poner nerviosos a más de uno. Su precio rondará en los 100 mil pesos, un precio competitivo para su tipo”.

Todo esto, además del próximo lanzamiento de una línea de bicicletas eléctricas, permiten a Italika proyectar un crecimiento al finalizar 2016 por encima del 20% respecto al año pasado y un posible incremento en su capacidad de producción en el país.

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On LinkedinVisit Us On Youtube