¿Por qué la superliga europea nació muerta?

Se necesita urgentemente reformas al futbol de primer nivel, pero una que sea incluyente con todos los países y clubes que integran a la UEFA

Por Joshua Ramos

Bombazo mundial se vivió a finales del mes de abril en las esferas más altas del futbol europeo, cuando 12 clubes decididos, anunciaron con bombo y platillo la creación de un proyecto ambicioso que por nombre tenía “Superliga” y la cual estaba a ser llamada un parteaguas en la historia del futbol mundial.

Superliga

Ese megaproyecto de inicio contaba con 12 de los clubes jerarcas más importantes y poderosos de la historia. Los fundadores fueron: Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Manchester United, Manchester City, Chelsea, Liverpool, Tottenham, Arsenal, Juventus, Inter de Milan y A.C. Milan.

48 horas

Este bebe nació muerto, porque sólo “vivió” 48 horas. Eso se dio gracias a la presión de los medios de comunicación, las leyendas de este deporte y principalmente a los aficionados a estos equipos, específicamente los de los seis clubes ingleses fundadores quienes fueron los primeros en abandonar este “Titanic” que estaba destinado al fracaso colosal.

La historia

Florentino Pérez, Presidente del Real Madrid y de la Superliga, convenció a los 12 equipos fundadores con repartirles en conjunto una bolsa garantizada por 3,500 millones de euros, que ayudaría a minimizar las mermas económicas que han arrastrado los clubes a raíz de la pandemia.

Todo para ellos

Cabe resaltar que este monto es 300 millones de euros mayor al que la UEFA repartió en la campaña 2018-2019 (última antes del Covid-19) entre los 80 equipos que participaron tanto en la Champions League como en la Europa League.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tiki-Taka (@tikytaka_futbol)

Deudas

Esa era una de las razones principales, que les convenía a los dueños y cabezas de los clubes fundadores quienes justo en este momento arrastran una deuda de 650 MDE entre todos.

El torneo

El torneo consistía básicamente en que 20 equipos (15 fundadores, 3 que nunca confirmaron y 5 que ganarían su participación por mérito en sus ligas locales) se enfrentarían en dos grupos de 10 equipos seleccionados por sorteo y luego comenzarían las fases de octavos, cuartos, semis y final.

Cómo el clásico calendario de la Champions League, pero con la diferencia que siempre jugarían los mismos 15 equipos poderosos hasta que se extinguiera ese torneo, serían siempre grandes partidos, pero también injustos para esos pequeños equipos que aspiran a hacer la hombrada.

Pep Guardiola, entrenador del Manchester City, afirmó que “No es deporte si el éxito está garantizado o si perder no tiene ninguna importancia”. Y es verdad, porque durante las campañas en los torneos europeos siempre hay una pelea importante para conocer, además del campeón, a aquellos clubes que van a jugar los torneos europeos la siguiente campaña.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pep Guardiola (@mrpepguardiola)

Modelo Americano

La Superliga quería imitar el modelo de negocios de los deportes americanos como la NFL, NBA o MLS, que son económicamente muy exitosos, pero que fuera de los equipos que la integran no se pueden unir más.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de NFL (@nfl)

Solución

La opción de la UEFA y la FIFA, quienes iban a sancionar duramente a los integrantes de la Superliga, fue crear un nuevo formato de competencia para la Champions League a partir de la campaña 2024-2025.

Consiste en subir la cantidad de equipos de 32 a 36 clubes y en vez de tener 6 partidos de fase de clasificación hacer 10 juegos (5 de local y otros 5 de visitante) para que avancen a la siguiente fase los 24 mejores, hacer un “repechaje” entre el lugar 9 y el 24 para acceder a fase de octavos de final y continuar el camino como ya lo conocemos.

Interesante tener más juegos, probablemente sí, pero estarían explotando a los jugadores a tener más partidos y menos descanso, con posibilidades de tener mayor cantidad de lesionados y hacer del espectáculo un circo, a expensas de recaudar un poco más dinero para “sanear” sus finanzas.

Urge reformar las políticas del futbol para hacer un mejor espectáculo por y para los aficionados, condiciones favorables para los jugadores, no explotar el mercado con fichajes de cientos de millones de euros y finalmente mantener estable y saludable el negocio para los dueños del balón. Así ganamos todos.

*Joshua Ramos, periodista especializado en deportes ttiene el podcast por Spotify DeporSound

@Deporsound y @JoshRamosMX

Comments are closed.
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On LinkedinVisit Us On Youtube