El reto de alimentar al mundo

Ing. Luis Fernando Haro Encinas | director general del Consejo Nacional Agropecuario

Para el 2050 se estima que nuestro planeta tendrá una población cercana a los 10 mil millones de habitantes; por su parte, México tendrá alrededor de 150 millones; para atender la creciente demanda de alimentos la FAO señala que se debe incrementar la producción en al menos un 60%, lo que representa un gran reto para el mundo y los productores, más cuando estamos inmersos en un escenario de impactos generados por el cambio climático, la escasez de agua y la degradación de los suelos.

Ante tales condiciones, no se puede pensar en ampliar la frontera agrícola, por lo que, la solución más viable es elevar la productividad por unidad de superficie, por unidad animal y/o por metro cúbico de agua utilizado; esto significa, producir más con menos recursos, lo que nos lleva al tema de sustentabilidad y sostenibilidad.

Sustentabilidad y Sostenibilidad

La sustentabilidad es la habilidad de lograr una prosperidad económica sostenida en el tiempo, protegiendo los sistemas naturales del planeta y proveyendo una mejora en la calidad de vida para las personas; es en realidad “un proceso” que tiene por objetivo encontrar el equilibrio entre el medio ambiente, el uso de los recursos naturales y el desarrollo económico y social y, si a ello le sumamos  el término de sostenibilidad, aseguramos que se cubran las necesidades actuales, sin comprometer el futuro de las próximas generaciones.

Hoy, el crecimiento económico tiene que ser inclusivo y estar relacionado con el progreso social, de ahí que ante esta nueva realidad las empresas estén incorporando prácticas que no solo tienen que ver con factores inherentes a la propia producción de bienes y servicios, sino que ahora también contemplan factores que van más allá de la generación de utilidades.

Por lo anterior, y con una visión de futuro y de permanencia de las empresas, se genera una nueva dimensión social de los sectores productivos y de colaboración con el Gobierno, encaminados a lograr crecimiento económico, a la par de mejorar la calidad de vida y los niveles de bienestar de toda la población.

Innovación tecnológica la respuesta

La innovación tecnológica juega y jugará un papel preponderante si queremos pensar en una alternativa y una solución para poder enfrentar el gran reto que tiene la humanidad.

Existen grandes avances en materia de mejoramiento genético, tanto en plantas como en animales; el desarrollo de sistemas de riego de alta eficiencia; sistemas de información; la utilización de satélites, de drones, la robótica, el manejo de información que permite tomar decisiones basadas en resultados confiables, además de la existencia de grandes avances en la producción de alimentos bajo ambiente controlado.

Es por ello por lo que la tecnología representa una respuesta para atender la creciente demanda de alimentos, pero ahí no queda todo, no solo es producir por producir, hoy en día los procesos de producción involucran elementos que tienen que ver con la sustentabilidad y la sostenibilidad, en donde el crecimiento y el desarrollo de un sector deben ir acompañados del progreso social.

Inversión y progreso social

La inversión genera beneficios económicos para las empresas y también es una palanca de crecimiento, de desarrollo y de bienestar, que a su vez incorpora prácticas encaminadas al cuidado del medio ambiente y de los recursos naturales; con ello las empresas amplían su visión y sus horizontes sobre el rol y la dimensión social que hoy en día tienen.

Un ejemplo de ello son los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas que nos muestran una mirada integral, indivisible y una colaboración internacional renovada y en conjunto, de los sectores productivos, la sociedad y los Gobiernos para construir la visión del futuro que queremos.

Actualmente las empresas tienen que incorporar a sus procesos elementos que no solo se verán reflejados en sus estados financieros, sino también en su entorno, su gente, sus trabajadores, y el medio ambiente, entre otros; hoy el crecimiento económico esté ligado al desarrollo social en un ámbito de sustentabilidad y sostenibilidad.

El sector agroalimentario nacional produce alimentos, genera empleos, divisas, derrama económica, ayuda a combatir la pobreza y contribuye a un mayor bienestar para toda la población; estos elementos deben tomarse en cuenta en las decisiones y políticas públicas que deban de establecerse sobre como un sector puede contribuir al desarrollo económico y social de un país.

En una próxima publicación ampliaremos con información sobre las innovaciones tecnológicas y su impacto en el desarrollo sustentable del sector agroalimentario

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On LinkedinVisit Us On Youtube