Rutinas del trabajo en casa: MIT Sloan

Adoptar rutinas y hábitos adecuados permiten el desarrollo de un trabajo remoto eficiente

El entorno del trabajo en casa sigue enfrentando desafíos, después de casi dos años que se implementó esta dinámica laboral y con ella la adaptación de nuevas rutinas.

Una encuesta en Reino Unido dio a conocer que el 80% de sus entrevistados coincidieron en que experimentaron cambios en su percepción del tiempo durante la pandemia, por lo que permanecer en casa durante la jornada laboral y los fines de semana es desorientadora.

De acuerdo con el artículo “Qué nos enseña las misiones espaciales sobre el trabajo remoto?” publicado en el MIT Sloan Management Review México, una investigación realizada por el medio identificaron un modelo de cómo gestionar un entorno de trabajo híbrido, como la organización de las labores durante las misiones espaciales.

Los gerentes así pueden tomar de los astronautas cómo estructuran su tiempo y sus rutinas que promueve una mejor planeación y ejecución del trabajo en un entorno compacto, que se traduce en el éxito del trabajo hacia un futuro.

Crear hábitos

Muchos trabajamos desde casa en pijama, desayunamos mientras nos registramos en las reuniones en Zoom y vamos más allá del horario laboral oficial, estas no son rutina saludables ni sostenibles.

Las rutinas son de gran valor y permiten que el trabajo organizacional se mantenga a través de comportamientos que crean hábitos.

El trabajo en la misión espacial es muestra de una sólida ética de cooperación que funciona a través de una comunicación cercana que respalda el cumplimiento de una exitosa tarea.

Rutinas de las misiones espaciales

Construcción de Zeitgebers: Son señales ambientales externas que los humanos usan sus ritmos biológicos internos, como la luz del sol, los cambios de temperatura, comer, además de participar en interacciones sociales, son factores que influyen en los niveles de energía y, por lo tanto, el desempeño.

Las organizaciones implementan estrategias internas que permiten a sus colaboradores compartir momentos en común, como celebrar pequeñas victorias, por lo que se replican interacciones casuales con los compañeros.

Estructura y flexibilidad: Es prioridad crear una organización y una coherencia dentro del entorno rígido en el trabajo en casa, que se ha configurado con la llegada del coronavirus, al permanecer en un espacio cerrado a diferencia de las oficinas de concepto abierto, en donde los colaboradores interactúan entre sí.

Los gerentes tienen la obligación de alentar a sus colaboradores a establecer límites y un equilibrio entre la estructura y la flexibilidad para garantizar que el trabajo no se extienda a todos los aspectos de la vida diaria.

Comunicación interna: Es un aspecto vital en las organizaciones modernas porque las señales de comunicación de persona a persona tanto verbal como física es imprescindible.

Ayuda a que los empleados establezcan redes y vínculos dentro de la oficina, a inculcar valores organizaciones y transmitir sistemas y flujos de trabajo. Adoptar actividades sociales divertidas, como compartir una lista de reproducción en Spotify o realizar la hora feliz los jueves por la noche, fomentan un entorno de trabajo sano y un estado de ánimo adecuado.

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On LinkedinVisit Us On Youtube