400 años del Día de Gracias (1621-2021)
Por Francisco Suárez Hernández | Director General de AdeS para América Latina y expresidente del Consejo del World Environment Center

Aunque el día de Acción de Gracias o Thanksgiving es una tradición que se celebra principalmente en Estados Unidos y en algunas ciudades fronterizas de México también ha permeado esta festividad que da lugar a tener un momento para agradecer lo que recibimos.

Una tradición que perdura

En este año 2021, la celebración de Día de Gracias cumple 400 años; se lleva a cabo el cuarto jueves de noviembre de cada año y se caracteriza por el tradicional pavo.

El origen de esta tradición, se remonta a 1621, cuando los ingleses recién llegados a Plymouth, hoy Massachusetts, y los indios Wampanoag que ahí residían se congregaron para celebrar por la cosecha y frutos que les trajo el otoño y su trabajo del año. Esa cena se considera el primer Día de Acción de Gracias de la historia.

Los peregrinos ingleses organizaron la reunión para agradecer a la comunidad indígena por las técnicas y procesos de cultivo que les habían enseñado y los resultados de las mismas, así como integrar mucho en su celebración la naturaleza y agradecer lo que el medio ambiente les comparte.

La razón por la que el pavo es central en la cena es debido a que en aquellos años estos eran animales salvajes cuantiosos en la región por lo que se decidió enviar a cuatro cazadores para atender a los asistentes del primer Día de Acción de Gracias.

En el lado ambiental, las fiestas decembrinas sólo en EU, producen alrededor de un 25% más de desechos entre el Día de Acción de Gracias y el Día de Año Nuevo en comparación con el resto del año. Sin embargo, todos podemos hacer pequeños cambios para reducir, reutilizar y reciclar durante la temporada navideña y durante todo el año.

Consejos sostenibles para la temporada decembrina

  • Si la temperatura te lo permite busca celebrar al aire libre y conectar con la naturaleza, esto ayudará a la salud en muchos sentidos y es una excelente medida por la pandemia.
  • Comprar localmente siempre tiene una huella ambiental menor, y por lo general, se cultivan en granjas más pequeñas utilizando prácticas más sostenibles; apoya los negocios locales.
  • Dona alimentos no perecederos a un banco de alimentos local y sé voluntario.
  • Utiliza platos reutilizables y servilletas de tela. Si eliges de un solo uso, asegúrate de comprar productos hechos de materiales 100% reciclados.
  • Reduce el desperdicio de alimentos. Se tiran toneladas de comida a la basura en esta época; que la cantidad de alimentos sea en función de los participantes en los eventos.
  • Reutilizar es una de las mejores partes de las comidas y cenas de la temporada. Guarda en recipientes reutilizables las sobras y planea los alimentos de los siguientes días en función de eso.
  • Recicla, por ejemplo, las bandejas de aluminio utilizadas para hornear el pavo.
  • Planea tus compras, haz un inventario de todo lo que ya tienes en casa y compra sólo lo que necesitas.

No olvidemos que todavía no hemos salido por completo de la pandemia, y siempre en la temporada de invierno o de frío es tierra fértil para todo tipo virus, así que, qué mejor irnos por la segura con las recomendaciones sanitarias y hacer los últimos esfuerzos para asegurar no caer en una cuarta ola, provocar más mutaciones del virus, o darle más vida al enemigo común de los casi últimos dos años.

Cerremos con un momento de gracias y de mucha más experiencia, de prácticas sostenibles, porque la gran pandemia que tenemos en la actualidad es combatir el cambio climático, y es tarea de todos.

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On LinkedinVisit Us On Youtube