La inseguridad y sus consecuencias

0

Urgen medidas inmediatas para detener la ola de violencia que ataca al país, y eso sólo será posible con mejore normatividades

ALEJANDRO DESFASSIAUX
Presidente de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial
www.multisistemas.com

Toda acción genera una consecuencia y en México el fenómeno de las empresas “patito” dedicadas a la seguridad privada no es la excepción. En nuestro país existen 10 mil empresas de este tipo, 6 mil de estas son irregulares: no tienen personal certificado y operan al margen de las normas municipales, estatales y federales.

El resultado es un creciente desprestigio del sector, así como un riesgo para los usuarios de estos servicios ya que las empresas “patito” no realizan de controles de confianza o verifican los perfiles psicológicos de sus empleados.

Por lo anterior, es vital que antes de contratar seguridad el usuario verifique, con las instancias correspondientes, los permisos y certificaciones con que deben contar dichas empresas. Asimismo es muy importante saber si la empresa en cuestión brinda capacitación constante, seguridad social e incentivos a sus elementos; así como si pagan impuestos, tienen una clientela sólida y cuentan con una reputación intachable. Lejos de ser exagerado, es lo mínimo necesario para depositar su seguridad en manos de una empresa.

El Estudio Nacional de Factores de Impacto en la Empresa, elaborado por Vestiga Consultores, indica que 54% de los empresarios del país percibe más inseguridad que en agosto de 2012.

El documento mostró que 31% de los encuestados consideran la seguridad pública igual de mala que en 2012 y sólo 15% percibió mejoras. Además, 26.5% han sufrido incidentes por la inseguridad en los últimos 12 meses de los cuales la extorsión y el robo en instalaciones o a empleados son los más comunes.

En el marco de la sesión del XLII del Consejo Nacional de Seguridad Pública, Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, reconoció el aumento delictivo en el país. Por su parte, el presidente Peña Nieto, defendió la propuesta de mando único policial, que pretende transformar 1,800 cuerpos policiacos en 32 policías estatales únicas, profesionales, más confiables y capaces de hacer frente a la delincuencia.

Una meta de tal envergadura requiere un proyecto transexenal institucionalizado a través de una secretaría de seguridad pública federal y un colegio Nacional de oficiales de mandos policiacos para evitar que se convierta en moneda de cambio para las administraciones.