En México, solo 73 empresas son incluyentes: ADIL

0

La certificación otorgada por HRC se basa en tres capítulos principales que deben adoptar las empresas

En noviembre 2018 se publicó el programa más reciente de Human Rights Campaign (HRC), Equidad MX, donde un total de 73 empresas se mostraron comprometidas con la equidad e inclusión laboral. De ese número, 69 compañías fueron clasificados como “Mejores Lugares para Trabajar LGBT”.

Sin embargo, el camino ha sido largo al momento de hablar de políticas de inclusión en las empresas mexicanas. Francisco Robledo, socio implementador HRC Equidad MX y socio director de la Alianza por la Diversidad e Inclusión Laboral (ADIL), en entrevista con Mundo Ejecutivo señala que en el país se empieza a detectar a finales de los 90 las primeras empresas que empiezan a dar prestaciones igualitarias.

“Tenemos registro que en México, al menos hay estos 20 años de empresas que en temas de diversidad sexual y de género ya empiezan a dar prestaciones igualitarias. Es lo primero de la inclusión hacia personas de la diversidad sexual y de género”.

Cada empresa tiene sus propios motivos

Robledo destaca que las empresas han traído las prácticas de diversidad e inclusión hacia la población LGBT en México por distintas razones. En primer lugar, señala, es porque muchas son trasnacionales y su corporativo, el cual suele estar en otro país, ya se encuentra avanzado en ese tema.

Otra razón que existe es porque la situación de las leyes en el país cuenta con una gran cantidad de reglamentos que favorece la protección de minorías.

“Hay empresas que siendo previsoras empiezan a decir qué dice la ley y lo buscan traducir a un lenguaje de negocios e implementarlo en su cotidianidad”.

Por otro lado, menciona que hay quienes lo hacen porque sus competidores ya cuentan con estas políticas en sus empresas; y por último, asegura que otras más deciden apoyar porque creen que el mercado LGBT+, conocido popularmente como el mercado rosa, es un cliente potencial para ellos por lo que buscan entender a la comunidad.

“Hoy día aún no conozco una que diga es el deber ser y es porque se tiene que hacer. Todas las demás tienen una razón, su ‘reason why’ viene desde otra perspectiva”, indica.

Sin embargo, sostiene que debido a estas razones ha buscado visibilizar el tema por medio de ADIL y la certificación que otorga HRC.

Así se certifican las compañías

La certificación es un cuestionario que llenan las empresas como una herramienta de autodiagnóstico. En Estados Unidos, donde se origina la metodología, es de nueve capítulos y a México decidieron traer tres, pues consideraron que:

“Era el mínimo indispensable dentro del contexto y realidad mexicana para poder decir que son las empresas LGBT+ incluyentes”, señala Robledo.

El primer capitulo se enfoca en las políticas y procedimientos, el directivo refiere que lo que no está por escrito no se va a cumplir y si está en papel se tiene que volver una realidad. Menciona que la empresa debe decir expresamente que no se discriminará a ninguna persona por su orientación sexual, su expresión e identidad de género, etc.

El siguiente capítulo habla sobre quién será el encargado de llevar el seguimiento a estas políticas. Al respecto, Robledo considera que idealmente debe haber un consejo de diversidad e inclusión desde el área de Recursos Humanos.

“Se deben escuchar las voces de todas las minorías que compongan esta empresa. Así sean 10 empleados, 10 mil o 120 mil, hay que conocer el universo que compone tu compañía”.

Por último, el tercer capítulo se enfoca a que las empresas deben ser visibles al respecto. El directivo afirma que de nada sirve que una empresa diga que es incluyente dentro de sus cuatro paredes, “si no lo demuestran hacia afuera, ¿de qué va?”, destaca.

“Les pedimos a las empresas que visibilicen su marca, su propósito y su trabajo en cuatro columnas vertebrales”.

Sin embargo, destaca que es un gran reto que las empresas empiecen a aplicar las políticas de inclusión si no hay un apoyo directivo. Afirma que es importante que existe un compromiso institucional el cual esté fundamentado con presupuesto.

Diversidad e inclusión en México, un largo camino

Sobre el futuro de la diversidad e inclusión en México en cuestión de diversidad sexual y de género, Robledo señala que es un camino largo y arduo por recorrer. Actualmente de las 73 empresas en la lista de HRC, se emplean a 722 mil personas, por lo que es importante que las políticas estén presentes en todas las esferas.

“También un gran reto es que las empresas encuentren la manera adecuada que deben medir esto en razón de su productividad. Porque si esto no está medido en asunto de negocios, el que tome la decisión se va a aburrir”.

El socio director de ADIL espera que este año anuncien que más de 120 empresas están en el Índice Equidad MX para 2020, pues manifiesta que de esa manera podrán decir que tienen un alto impacto en la sociedad mexicana.

No es un asunto de moda, es algo que se viene trabajando de manera internacional por muchos años entonces es importante que [las empresas]lo consideren ya en sus planes”, concluye.