EL LADO B: Jaime Martínez Bowness, director de EGADE, Ciudad de México

0

“‘La primera función de un líder es reconocer a la gente que trabaja con él o con ella”

Tapatío de origen, Jaime Martínez Bowness, director de la sede Ciudad de México de EGADE, la escuela de negocios del Tecnológico de Monterrey, ha buscado desde el inicio de su carrera en la Ciudad crear iniciativas y proyectos que tuvieran un impacto social positivo, lo cual ha considerado su mayor reto.

“El mayor reto fue cuando decido volverme un emprendedor y dejar la comodidad de un trabajo con ciertas prestaciones, cierta estructura, y apostarle a una serie de ideas que tenían que ver con impacto social y con educación, y generar las ventas, los recursos y los aliados que creyeran en lo que estamos tratando de lograr…”, relata Bowness.

El director egresado de la carrera en Ciencia Política, conversó para Mundo Ejecutivo los pasatiempos que más disfruta, como cocinar y hacer caminatas, las cuales están relacionadas con el impacto social.

“Me gusta mucho cocinar, entonces el impacto ahí sería a través de mis amigos y comensales que invito, e intento que el impacto sea positivo, no siempre se puede, porque la cocina es un gran laboratorio como de alguna forma lo son las empresas y el espacio emprendedor, […] tienes qué hacer cambios sobre la marcha: te faltó un ingrediente, algo se coció de más, algo quedó demasiado salado, eso pasa mucho”.

Bowness también reconoce que le gustan las caminatas, también conocidas ahora como hiking, en las cuales entras en contacto con diversas comunidades lo cual representa un “baño de realidad” para todos quienes están al mando diferentes organizaciones del país, y particularmente en la educación.

En la imagen, Jaime Martínez Bowness, director de la sede Ciudad de México de EGADE Business School, en entrevista para Mundo Ejecutivo

La fórmula perfecta de la educación

Al respecto de la educación, el director aseveró: “está habiendo muchos cambios en la educación. Estamos ahorita en un momento donde estamos migrando con mucho cuidado de una enseñanza completamente basada en el salón de clases, a una que utiliza tecnología”, e hizo énfasis en los muchos formatos de enseñanza tecnológica: face to face, educación sincrónica, asincrónica y clases individuales.

“Nadie tiene aún la fórmula perfecta. Este es un proceso donde estamos evolucionando, la tecnología va cambiando, vamos probando y vamos midiendo muy bien con nuestros estudiantes qué métodos y qué tecnologías aplicadas de qué manera les funciona mejor para cada tipo de producto que tenemos”.

Menciona que cada producto que ofrece el EGADE es distinto, por lo cual hay que ser muy juiciosos en el uso de la tecnología y buscar una experiencia equilibrada: “bueno en tu aprendizaje, buenas las habilidades que estás desarrollando, pero también divertida, estimulante, satisfactoria a un nivel personal, una experiencia cálida, finalmente”.

“Saber que estamos dándole herramientas e inspiración a líderes que van a poder administrar y crear organizaciones […] para transformar el mundo, transformar las organizaciones y transformar a la gente que trabaja con ellos, sin importar el espectro, […] es lo más gratificante y lo más inspirador que hay para mí en el día a día de mi trabajo”.

Bowness concluye con la frase: “‘La primera función de un líder es reconocer a la gente que trabaja con él o con ella’, este creo que es el punto de partida de mi trabajo reconociendo la contribución y el esfuerzo de toda la gente que forma parte del ecosistema en EGADE Business School”.