Francisco Toledo, un luchador incansable

1

El artista oaxaqueño, Francisco Toledo,  luchó por la conservación de la cultura de Oaxaca y por la preservación de la naturaleza  

Al artista Francisco Toledo lo podemos recordar y destacar por sus grandes obras; su incursión en la escultura y la pintura dejan un gran legado. Además, se involucró en la edición de libros y la promoción de la cultura. Sin embargo, su legado no se queda ahí.

►TE PUEDE INTERESAR► FOTOS: ESTAS SON LAS OBRAS MÁS DESTACADAS DE FRANCISCO TOLEDO

El originario de Juchitán se involucró en la vida social del país. Toledo peleó por diferentes causas, desde el patrimonio cultural de Oaxaca hasta la defensa de la naturaleza, entre otras.

Siempre preocupado por conservar las raíces oaxaqueñas y propagar la cultura, Toledo exigió a los políticos e incluso incursionó en ese sector.  Su interés junto al de otros jóvenes por la preservación de la lengua zapoteca, los llevaron a solicitar un secretario de Educación Pública que crear la Casa de la Cultura en Juchitán.

Pero ese pequeño logro sería el detonador de muchas acciones más. En ese lugar nació el Partido Popular Socialista (PPS) y la Coalición Obrero Campesino del Itsmo de Tehuantepec (COCEI), la cual ganó las elecciones de esa región.

Para 1988 llegó el segundo gran paso que Toledo dio en pro de la comunidad de Oaxaca, fundó el Instituto de Artes Gráficas. Actualmente es un museo-biblioteca que cuenta con al menos 13 mil libros que abarcan temas como: cine, filosofía, moda, historia del arte, etc. En este recinto también se proyectan películas.

Recientemente, Toledo también se manifestó en contra de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa “Raúl Isidro Burgos”. Lo anterior lo hizo a través de la muestra “Papalotes a volar”, una serie de cometas con los rostros de los jóvenes desaparecidos y que fue montada en el Centro Cultural Bella Época del Fondo de Cultura Económica.

Su pelea por la naturaleza

La preocupación y acciones de Francisco Toledo no llegaba sólo a las injusticias sociales y a la preservación de la cultura, sino también a la protección de la naturaleza. Es el fundador del Patronato para la Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural de Oaxaca.

En su lucha por el cuidado del medio ambiente, Toledo impulsó un taller de papel de materiales orgánicos establecido en Etla, Oaxaca, el cual emplea a pobladores de la región.

Además, promovió el rescate del río Atoyac, contaminado por aguas negras. Finalmente, en 2004 entregó más de 400 mil pesos al Jardí Etnobotánico de Oaxaca.