Miguel León-Portilla, el gran humanista de este siglo

0

El historiador habló sobre globalización, la defensa de la diferencia, las conquistas y el hombre. Estas 5 frases te ayudarán a entender su pensamiento 

El entendimiento sobre las culturas prehispánicas, las lenguas indígenas y la historia de México, no sería el mismo sin la aportación del historiador, académico y humanista Miguel León-Portilla, quien falleció el martes 1 de octubre, a los 93 años.

León-Portilla, uno de los pensadores más importantes del siglo, logró en vida, una vasta bibliografía que supera la veintena de títulos, entre los cuales destacan: La visión de los vencidos, La filosofía náhuatl estudiada de sus fuentes, Hernán Cortés y la mar del sur, Rostro y corazón de Anáhuac, La tinta negra y roja y Códice de Coyoacán, entre otros.

A manera de homenaje, Mundo Ejecutivo hace una recopilación de las frases que descubren al pensador como un gran humanista, extraídas de su obra.

 

5 frases que engloban su pensamiento

1.- “Cualquier atentando contra las humanidades es un atentado contra el ser humano”.

2.- “El que habla de unión habla de diferencias, porque si no hubiera diferencias no habría nada que unir. Yo he dedicado mi vida a creer en las diferencias”.

3.- “La historia universal está llena de conquistas y no ya solo desde Alejandro Magno o César… Las conquistas en sí mismas no son justificables. Pero si no son justificables, sí son en muchos casos comprensibles”.

4.- “En muchos campos y aspectos la globalización es inevitable, por ejemplo, la de logros tecnológicos en todas sus formas, aunque puedan en ocasiones lesionar a grupos determinados”.

5.- “El problema de la globalización es que puede afectar e incluso destruir valores culturales de otros pueblos. Los homogeniza, pero no suele dirigirse a alcanzar una situación de igualdad sino a conquistas económicas”.

Harán homenaje

León-Portilla nació el 22 de febrero de 1926 en la Ciudad de México, en la colonia Santa María la Rivera. Fue hijo de padres empresarios y tuvo dos hermanos, él era el mayor.

Falleció, tras permanecer internado primero en el Hospital Español desde el pasado 11 de enero por problemas respiratorios y luego el pasado 18 de agosto fue trasladado al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

Le sobreviven su esposa Ascensión Hernández Triviño (historiadora), su hija Marisa (historiadora) y dos nietos.

Finalmente, el próximo jueves 3 de octubre se le rendirá un homenaje en el Palacio de Bellas Artes, a partir de las 10:00 horas de la Ciudad de México.