Esto opina Olga Sánchez Cordero sobre el aborto

0

La titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero habla sobre su postura ante el aborto, legalización de la marihuana y supuestas renuncias 

La trayectoria de Olga Sánchez Cordero data de hace más de 20 años, primero en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) hoy, como la segunda a cargo del país, en la Secretaría de Gobernación (Segob).

Sánchez Cordero es una figura pública de relevancia, además de, por ser la primera mujer en este puesto, por sus posturas en torno a los derechos de la mujer, el aborto y el uso (personal) de la marihuana.

La sentencia de la Corte sobre la mariguana que ahora se visibiliza a nivel mundial, la define como de salud social y amplía el concepto de salud pública. En ese sentido, la despenalización del aborto tiene también tiene este impacto.

Sánchez Cordero, aclara que no está de acuerdo en que se quite el tipo penal del aborto, pero esto debe ser después de las primeras 12 semanas, tiempo en que la mujer puede tomar su decisión y actuar.

La funcionaria rechaza la violencia institucional que penaliza el aborto porque además es un tema de pobreza, de grupos vulnerables de privación de la libertad y de procesos contra mujeres, generalmente pobres.

Con AMLO hasta el final

A pesar de que en su gestión ha enfrentado momentos complicados como los bloqueos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) a vías férreas en pleno desabasto de gasolinas, por el combate al huachicoleo y el problema de los gasoductos, entre otros, la secretaria de Gobernación dice que su plan es permanecer en el cargo hasta el final del sexenio.

“Y cuando una vez lo comenté al presidente, le dije: ‘Ay presidente, que mal se ven los que dicen que me quiero ir o que le voy a presentar mi renuncia’, pero no hay tal, yo estoy muy contenta con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, muy comprometida con él”.

Inteligencia por espionaje

Lo primero que hizo Sánchez Cordero al llegar a la Segob fue retirar las vallas metálicas que rodeaban la dependencia. Pero sobre todo, algo que hoy diferencia a la dependencia de las épocas pasadas, es que ya no realiza espionaje político, tanto con agentes secretos como con los integrantes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Esto, porque el presidente no quería espionaje político, y aunque ella necesita información de los movimientos sociales para atenderlos con eficiencia, ahora se utilizan otros métodos.

“Inteligencia, por ejemplo, con inteligencia se está armando un movimiento que se puede atender in situ, que se puede atender en el lugar. Sí es importante tener información, pero la información se va dando naturalmente, ya sea en la reunión de seguridad, en las alertas de gobernabilidad. Insisto, no hay espionaje, no hay dossiers. Los dossiers se terminaron”, aseguró.