Ver ediciones digitales
Compartir

Actualidad

Una transformación que nació en las calles

Por: Edna Odette González 06 Ene 2020

Durante 2019, los movimientos sociales en América Latina se encontraron en el punto más alto de la historia moderna, por el alza en precios de […]


Una transformación que nació en las calles
PUBLICIDAD

Durante 2019, los movimientos sociales en América Latina se encontraron en el punto más alto de la historia moderna, por el alza en precios de transporte y corrupción

El estallido social en Latinoamérica durante 2019 fue resultado de la desigualdad, injusticia y exclusión social, problemáticas que afectan a la región y al mundo, así lo consideró Malely Linares, doctora colombiana en Estudios Latinoamericanos que se ha especializado en movimientos sociales de izquierda en el continente en entrevista para la agencia de noticiosa del estado Notimex.

La especialista explica que el alza de precios y la corrupción han marcado las movilizaciones en la región.

“Las protestas se han caracterizado por iniciar con temas específicos que afectan a algunos sectores y han conectado con las demandas de otros”, comentó la experta.

Las protestas en Chile tomaron como inspiración a los chalecos amarillos de Francia y los libertarios de Hong Kong. Se trata de un movimiento global que no se puede ignorar y que en esencia está unido por las mismas razones.

Chile

Las protestas en Chile iniciaron cuando el gobierno del presidente Sebastián Piñera decidió aumentar el costo del boleto del metro. Estudiantes fueron los precursores de las mismas, que, en pocos días se reforzaron y llenaron las calles.

Piñera decidió revertir las cuotas, pero la medida no puso fin a las protestas. Después de llamar al conflicto social una guerra y sacar a las calles al Ejército, por primera vez, desde los tiempos de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), las manifestaciones se incrementaron.

Los ciudadanos se reunían a protestar antes del toque de queda instaurado por el gobierno. A lo que autoridades responden con los Carabineros, policía militarizada empleada para reprimir la protesta social.

Hoy, las demandas se han multiplicado, al grado que ya se discute la posibilidad de una nueva Constitución, pues la antigua rige desde la dictadura.

Haití

América empezó el 2019 con las manifestaciones en Haití, que reclamaban la renuncia del presidente Jovenel Moïse. Tiene su precedente en 2018, pero el descubrimiento de posibles actos de corrupción y el robo de un fondo de 3 mil 800 millones de dólares les dieron un nuevo impulso.

Aunque las consecuencias de dichas revueltas no han sido evidentes para la comunidad internacional, el número de migrantes haitianos creció considerablemente.

Puerto Rico

En julio, los puertorriqueños se volcaron a las calles y una conversación del gobernador Ricardo Rosselló filtrada a la prensa, repleta de comentarios misóginos y homófobos fue el detonante. A las protestas se sumaron algunos artistas originarios de la isla como: Ricky Martin, Bad Bunny y Residente, de Calle 13.

Unos días después, el congreso anunció el inicio de un juicio político para destituir al gobernador; este se adelantó y el 24 de julio anunció que dejaría su cargo.

Ecuador

En los primeros días de octubre, integrantes de comunidades indígenas iniciaron las protestas, luego de que el presidente Lenin Moreno anunciara que, para estabilizar la economía, el Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendaba eliminar subsidios económicos, entre ellos el que se otorgaba a las gasolinas.

Las movilizaciones intentaron ser contenidas, lo que resultó en enfrentamientos que provocaron que se acercaran los estudiantes. En una semana, cinco personas murieron en las manifestaciones. Los cierres de calles fueron respondidos por el gobierno de Moreno con toques de queda y el desplazamiento de la capital a la ciudad de Guayaquil.

El 13 de octubre, el gobierno decidió hacer una mesa de diálogo. Uno de los resultados del ejercicio fue la eliminación de los costos extras a la gasolina y ello aminoró las manifestaciones paulatinamente, hasta que terminaron.

Colombia

Colombia se contagió de la energía del cambio. Fuerzas sociales convocaron a un paro general para el 21 de noviembre, al que asistieron estudiantes, sindicalistas, activistas, campesinos y grupos indígenas.

Las protestas fueron motivadas por las medidas económicas del gobierno del presidente Iván Duque, que pretendía minimizar los salarios para las nuevas generaciones; así como implementar cobros reducidos a las grandes empresas, que se equilibrarían con el aumento a los impuestos de la clase media.

Dichas medidas también fueron recomendadas por el FMI y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Influencia externa y el futuro

Un discurso que se ha repetido en todos los países es el de la “influencia extranjera”, ya sea por parte de Venezuela, Cuba o Estados Unidos. Los gobiernos de los pueblos movilizados reiteran que en sus países las protestas inician por un factor externo.

Algunos señalan la migración, otros las redes sociales digitales y se han hecho diversos esfuerzos por parte de los comités de inteligencia de los países para comprobar de dónde vienen las ideas.

El año se definió en las calles y cambió la perspectiva del continente. Para este 2020 se acercan reformas y elecciones que transformarán las políticas y mantendrán a sus ciudadanos atentos. Se propondrán nuevas ideas, pero sobre todo avanzará el continente a una nueva etapa, ya que el calendario precedente materializó un año que permitió redefinir el rumbo de la historia contemporánea en Latinoamérica.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?