Ver ediciones digitales
Compartir

Actualidad

Agricultura inteligente ayudará a ser más resilientes

Por: Edna Odette González 05 Feb 2020

Encontrar la combinación para gestionar los desafíos climáticos y ser resiliente a impactos futuros, es lo que hace que la agricultura sea inteligente Por su patrones impredecibles, […]


Agricultura inteligente ayudará a ser más resilientes
PUBLICIDAD

Encontrar la combinación para gestionar los desafíos climáticos y ser resiliente a impactos futuros, es lo que hace que la agricultura sea inteligente

Por su patrones impredecibles, el Cambio Climático está cambiando la vida de los agricultores. las temporadas de crecimiento más cortas, sequías, temperaturas extremas y la mayor exposición de los cultivos a plagas y enfermedades crea problemas desalentadores para los pequeños productores.

Ahora las técnicas de agricultura climáticamente inteligentes pueden ayudar a los agricultores a adaptarse y a prepararse para esos impactos, a fin de preservar, e incluso mejorar, sus medios de vida, asegura la organización Rainforest Alliance.

Con una población que se estima llegará a 9 millones 800 mil habitantes para 2050, la agricultura climáticamente inteligente también será crucial para la seguridad alimentaria global. Ya que actualmente generan más del 80% de los alimentos que se consumen en el mundo, particularmente en el sur de Asia y África Subsahariana.

Encontrar la combinación correcta para gestionar los desafíos climáticos de una granja específica y para construir resiliencia a los impactos futuros, es lo que hace que la agricultura sea climáticamente inteligente.

“Un enfoque inteligente para el clima podría centrarse en plantar cultivos de cobertura, infiltración, retención de agua y fertilidad del suelo”, explica el director de Medio Ambiente de Rainforest Alliance, Martin Noponen.

Ser climáticamente inteligente

Un programa climáticamente inteligente tiene como objetivo mejorar la productividad de los agricultores, desarrollar resistencia a los impactos climáticos y frenar emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con el cultivo de alimentos.

La agricultura consume el 70% del suministro mundial disponible de agua dulce, pero a medida que el planeta continúe su calentamiento, la escasez se convertirá en una amenaza más grave. La recolección de agua de lluvia es una forma en que las granjas se preparan.

Finalmente, Rainforest Alliance estima que, para los pequeños agricultores, aprender a adaptarse a los cambios climáticos ahora, y a prepararse para las crisis climáticas futuras, puede significar la diferencia entre sobrevivir y perecer.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?