Chinampas como sistema de producción de alimentos

0

La recuperación de chinampas incentivará la agroecología y el respeto a la conservación del patrimonio biocultural del país

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en coordinación con diversas dependencias federales y el Gobierno de la Ciudad de México, impulsan un programa de recuperación de chinampas como sistema de producción de alimentos sanos y de calidad, para incentivar la agroecología y la conservación del patrimonio biocultural.

El programa, incluye capacitación en producción agroecológica, salud, arte y cultura culinaria tradicional, además de el apoyo a cadenas de distribución de alimentos sanos.

Coral Rojas, responsable del área de agroecología de la dependencia federal, explicó que sólo el 20% de las chinampas son productivas y el resto están abandonadas, por lo que corren el riesgo de desaparecer.

Además, se busca recuperar la importancia de estos sitios como alternativas agroecológicas, basadas en el conocimiento de la cultura mesoamericana, que ha sido capaz de generar agroecosistemas altamente resilientes y que aminoran los efectos del cambio climático.

Acciones a favor de la biodiversidad y el comercio

Señaló que en conjunto con las secretarías de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes (SEPI) y de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación, del gobierno de la Ciudad de México, se creará la escuela agroecológica, encaminada a resolver problemas como contaminación de suelo y agua, uso de energías limpias y rescate de la biodiversidad de plantas silvestres a partir de la medicina  tradicional, la herbolaria y la cocina tradicional.

También, se busca dar apoyo a cadenas de comercialización y distribución de productos, para lo cual se organizará un tianguis agroecológico, en el que participarán más de 30 organizaciones de productores y colectivos de Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta.

“Se trata de que su producto sea valorado por su precio, su calidad y por todos los servicios ecosistémicos, además de acercar a la gente productos saludables y fortalecer la cadena de distribución de los productores a través de la venta directa, que permite una relación de comercio justo”.

Asimismo, se busca recuperar la importancia del tianguis como un espacio de convivencia y cultura, donde haya un intercambio de conocimientos, a partir de charlas con investigadores, eventos artísticos, entre otras actividades.