El mundo después del Covid-19

0

Para muchos de nosotros esta época de confinamiento y distanciamiento social decretada en el mundo entero ha sido un parteaguas en nuestras vidas

Francisco Suárez Hernández
Director de Nuevos Negocios Coca Cola FEMSA
Expresidente del Consejo del World Environment Center

No hay plazo que no se cumpla, ni pandemia que dure para siempre. Para muchos de nosotros esta época de confinamiento y distanciamiento social decretada en el mundo entero ha sido un parteaguas en nuestras vidas, no sólo por la gravedad de la pandemia per se, sino también por todo el cambio en la rutina de la vida diaria.

Sin duda alguna, este periodo nos ha dejado muchos aprendizajes rompiendo paradigmas en todos los ámbitos e impulsando a que las sociedades transformemos nuestra dinámica 180°. Al cabo de los últimos meses podemos observar la resiliencia con el que contamos los seres humanos impulsados por la crisis.

Como personas nos hemos dado tiempo de entrar en rutinas y disciplina para el cuidado y bienestar interior. Regresar a nosotros mismos y nuestras relaciones personales se ha convertido en uno de los grandes retos en este periodo. Hoy, por fin podemos darnos el espacio para realmente pensar, actuar y reflexionar en lo importante, que es nuestra salud.

En casa hemos aprendido a convivir de nuevo en familia. Sacamos del almacenaje juegos de mesa y rompecabezas; en mi caso retomé ser coach deportivo después de 30 años, pero ahora de mis hijos y volvimos a platicar realmente con calidad de tiempo y atención.

Con apoyo de la tecnología estar más cercanos de padres, abuelos, familiares y amigos en otras ciudades o países es tan accesible que se ha vuelto una práctica más recurrente.

Como sociedad nos hemos convertido en ciudadanos más empáticos con el prójimo; realmente impera un espíritu de esperanza y solidaridad alrededor del mundo que hace que cada vez estemos más conectados los unos con los otros pese a la distancia.

En el trabajo, rompimos el paradigma de que la productividad está directamente relacionada con la presencia física de los colaboradores en sus centros de trabajo. Hoy, aunque las fronteras de este mundo globalizado se hayan cerrado, las puertas del ciberespacio son cada vez más anchas para poder permitir que grandes consorcios multinacionales puedan seguir operando incluso con costos de administración menores. 

En el planeta hemos transformado el ajetreo de las grandes ciudades por menos contaminación al reducir el caos y emisiones de CO2 provenientes de autos, aviones, industrias, entre otros. Incluso en algunas ciudades se ha podido constatar que la naturaleza recupera sus espacios en playas y bosques dándole realmente un respiro a la tierra.

La vida después de la pandemia

¿Cómo te imaginas el mundo en un año después del Covid-19? Nos encontramos en un momento histórico para la sociedad, las decisiones que tomemos el día de hoy marcarán el rumbo de nuestro futuro. ¿Qué tipo de persona, ciudadano y trabajador te gustaría aportar para las generaciones futuras?

Hemos roto tantos paradigmas que me siento esperanzado de lograr un mundo post Covid-19 diferente; donde las fronteras se abran sin muros o barreras comerciales; donde los gobiernos busquen la paz en las zonas de guerra; donde seamos capaces de trabajar como equipo para complementarnos en las fortalezas y ayudarnos en las debilidades para salir adelante como región o continente; donde cada uno demos lo mejor de nosotros mismos en nuestra casa, trabajo o comunidad para lograr sociedades más empáticas y sostenibles a largo plazo.

Muchos países aún no hemos llegado al pico de la pandemia, los confinamientos seguirán en los próximos meses y el regresar a la vida cotidiana sin duda alguna no será lo mismo.

Los invito a convertir esta temporada en un espacio de reflexión y planeación de lo que viene. A ti ¿cómo te gustaría que fuera el mundo después del Covid-19?