Ver ediciones digitales
Compartir

Actualidad

¿Equidad o socialismo a la AMLO?

Por: Omar Aguilar 22 May 2020

El pasado sábado 16 de mayo, el titular del Ejecutivo federal presentó su “nuevo modelo económico” basado en la felicidad “Tenemos zapatos ¿para qué más? […]


¿Equidad o socialismo a la AMLO?
PUBLICIDAD

El pasado sábado 16 de mayo, el titular del Ejecutivo federal presentó su “nuevo modelo económico” basado en la felicidad

“Tenemos zapatos ¿para qué más? Si ya se tiene la ropa indispensable, sólo eso. Si se puede tener un vehículo modesto para el traslado ¿por qué el lujo?”, así lo determinó el presidente Andrés Manuel López Obrador, el 11 de mayo de este año.

Además, el pasado sábado 16 del mismo mes, el titular del Ejecutivo federal presentó su “nuevo modelo económico” basado en la felicidad del pueblo y dejar la medición del Producto Interno Bruto (PIB), para lograr -dijo- equidad, bienestar, democracia, honestidad y austeridad.

Sobre los acuerdos para la restricción en el sector eléctrico, el primer mandatario ponderó que en los periodos neoliberales venían las empresas extranjeras a saquear y aseguró que:

“Saquearon más en este periodo neoliberal que lo que saquearon durante los tres siglos de dominación colonial”.

Medir la riqueza

En lo que tiene razón es que a nivel federal, no hay nada que no sea autorizado por el presidente de la República. Es por eso que, no somos pocos los que consideramos fue idea del político tabasqueño que el presidente nacional de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar propusiera autorizar nuevas facultades al Inegi para ingresar a domicilios y fiscalizar las riquezas de los ciudadanos, y así calcular los impuestos.

Sabemos que, dentro de cada Gobierno federal, hay oficinas y encargados de cumplir con los análisis, estudios y proyecciones de los gobernantes en turno. Es así como es fácil hilar ideas y propuestas para saber cuál es el camino que se quiere desarrollar en los siguientes años.

Es evidente que no se busca impulsar a los pobres para que tengan proyectos productivos y así elevar sus ingresos; sino disminuir las riquezas para hacer una ciudadanía mas “equitativa”.

Pese a que considera que va a cambiar al mundo de su paso por el “neoliberalismo”, toda vez que critica a todos los países por desarrollarse en este sistema, López Obrador gusta de un autodenominado “humanismo nacionalista”, con el que pretende una mayor “igualdad”.

Sin embargo, su idea no es nueva. Es prácticamente una copia del francés Claude-Henri de Rouvroy, conde de Saint-Simon, quien se pronunciaba por una solidaridad social (hoy, programas sociales) para lograr una sociedad con mayor equidad, sin anarquía económica para superar la pobreza.

Estado improductivo

Al inicio de su sexenio, el titular del Estado mexicano desapareció el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) cuyo espíritu era impulsar financieramente los proyectos, ideas o empresas familiares que no tenían recursos  con el fin de lograr una compañía redituable y con empleos.

Por el contrario, López Obrador busca obtener recursos de fideicomisos escondidos, en la rigurosidad en el pago de impuestos, evitando muy bien la corrupción y privilegios fiscales, para distribuir un presupuesto de 100 mil millones de pesos mensuales al 100 por ciento de los pobres, pero sin ningún proyecto productivo.

Muchos consideramos que sólo busca simpatías electorales para extender su gobierno, en una especie tácita de dictadura; para lo cual busca anclar a su grupo político conocido como la cuarta transformación.

“El convencimiento de que se debe buscar una sociedad más justa e igualitaria. Que no haya derroche, ni ostentación, que se le baje al consumismo, a las extravagancias y que se disminuya la frivolidad. Que México sea un ejemplo de equidad austeridad, sobriedad, fraternidad”.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?