Ver ediciones digitales
Compartir

Actualidad

¿Qué tan resilientes seremos después de Covid-19?

Por: Colaborador 11 Jun 2020

La emergencia sanitaria está agravando las desigualdades sociales y problemas medioambientales ya existentes históricamente Francisco Suárez Hernández Director de general de AdeS para América Latina Expresidente […]


¿Qué tan resilientes seremos después de Covid-19?
PUBLICIDAD

La emergencia sanitaria está agravando las desigualdades sociales y problemas medioambientales ya existentes históricamente

Francisco Suárez Hernández
Director de general de AdeS para América Latina
Expresidente del Consejo del World Environment Center
E-commerce: francisco.suarezh@gmail.com

Fotografía: Antonio Soto Feria

En los últimos años nos hemos fijado metas agresivas en reducción de emisiones de CO2 y trazado objetivos para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que debe mejorar la vida de todos. Sin embargo, la crisis derivada por Covid-19 ha multiplicado las amenazas actuales. Adicional a la emergencia sanitaria mundial que estamos atravesando, se une una urgencia humanitaria y una crisis de desarrollo económico, social y ambiental en nuestro planeta.

Dichas emergencias están agravando las desigualdades sociales y problemas medioambientales ya existentes históricamente. En los países más avanzados vemos mayores tasas de mortalidad entre los grupos marginados, y la crisis afectará aún más a las poblaciones vulnerables en las economías en vía de desarrollo.

Estamos aprendiendo cómo esta pandemia expone las debilidades y desigualdades de nuestras sociedades en todos los niveles sin respetar fronteras.

Economías trastocadas por un virus

El Fondo Monetario Internacional (FMI) confirma que debido al Covid-19 este 2020 viviremos la peor recesión económica en 90 años, en su más reciente informe Panorama económico global, el organismo estimó una contracción del 3% para la economía global, con una caída del 11% en los volúmenes de comercio de bienes y servicios, y las remesas a los países en desarrollo ya han venido disminuyendo en un 20 por ciento.

Este panorama no es inevitable, afortunadamente contamos con fuertes instituciones como, por ejemplo, el Banco Mundial (BM) que anunció que sus operaciones de emergencia para combatir Covid‑19 han llegado a 100 países en desarrollo, donde vive el 70% de la población mundial.

Desde marzo, la institución financiera ha proporcionado en muy poco tiempo niveles sin precedentes de apoyo para ayudar a los países en desarrollo. Es la mayor y más rápida respuesta a la crisis en la historia del BM, en su compromiso de proporcionar 160 mil millones de dólares en donaciones y asistencia financiera a lo largo de 15 meses para ayudar a los países más vulnerables, a responder a las consecuencias sanitarias, sociales y económicas a causa del coronavirus.

El planeta podría tener un respiro

Asimismo, durante esta crisis hemos logrado cambios positivos a favor del medio ambiente a corto plazo, pero ¿cómo impactará a las medidas para preservar nuestro planeta realmente a largo plazo?

Existen estimaciones que las emisiones mundiales disminuirán alrededor del 6% durante la pandemia por Covid-19. Sin embargo, posterior a los periodos de aislamiento sabemos que la recesión económica e industrial no sustituirán las acciones requeridas de todos los sectores para una recuperación sostenible.

Si ahora se emprenden las inversiones adecuadas para disminuir la alta dependencia de combustibles fósiles las economías pueden llegar a crecer, por lo que se deben de crear puestos de trabajo que combinen acciones climáticas de gran alcance. Por ejemplo, la Unión Europea calcula que esquemas verdes podrían generar ingresos por 1.8 billones de euros y generar más de un millón de nuevos empleos.

En mi perspectiva, NO debemos volver al mundo que teníamos antes de Covid-19. Esto significa que debemos atender ya las desigualdades y fragilidades que se han magnificado durante esta pandemia tales como: la falta de inversión en salud y seguridad social; la creciente tendencia a destruir al medio ambiente y con ello el incremento del cambio climático.

Necesitamos una acción climática constante que dure por muchas décadas para cumplir y mejorar los objetivos de reducción de emisiones de CO2 por país, planteados en el Acuerdo de París.

Esta crisis nos ha demostrado que, si hay voluntad y unidad de todos, se pueden lograr cambios a gran escala y confirmar que Sí podemos ser resilientes durante y después del Covid-19.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?