Generación Z, en busca de un propósito social

0

El decir y el hacer tienen que estar en la misma oración; los jóvenes buscan un sentido real de la vida, dice Mac Kroupensky, en entrevista para Mundo Ejecutivo

Con un alto sentido de inmediatez, así como una hiperconectividad, los jóvenes de entre 18 y 23 años, conocidos como generación Z, están a punto de ingresar al mundo laboral; incluso, algunos de ellos, ya forman parte de éste. El reto de las empresas para lograr que se integren es grande, más no imposible, así lo señaló en entrevista para Mundo Ejecutivo, Mac Kroupensky, líder de opinión y emprendedor.

La cosmovisión que tienen los jóvenes de esta generación es diferente a la de épocas pasadas; lo que les permite abrirse a todo un mundo de posibilidades. Hoy en día la velocidad a la que corre la información, así como los diversos canales a partir de los cuales se puede obtener, es cada vez mayor. Sin embargo, es importante que ellos cuenten con una guía y entender quién está influenciando su vida, es decir, quiénes son sus influencers.

Pero ¿qué es lo que los caracteriza y cómo poder encaminar sus deseos y necesidades a la vida laboral? De entrada, los jóvenes de la generación Z se sienten muy conectados al resto del mundo; por lo que están buscando que en las empresas exista: equidad, un verdadero sentido social y que el decir y el hacer estén en la misma oración; y, es justo esto, lo que los corporativos tienen que trabajar, entender, aceptar y promover.

“Si nosotros queremos realmente tener una relación profunda con esta generación, pues nos están exigiendo que seamos coherentes, ellos quieren ver en el jefe a una persona que no solamente dice, sino que hace lo que dice, están buscan- do guía, mentores, están buscando coherencia”.

Reto de las empresas

La interacción con ellos se dará a través de un sentido de propósito real, profundo y duradero, lo que necesitan es sentirse parte de este mundo; ser escuchados, tomados en cuenta, requieren engancharse de alguna manera a lo que los rodea, por ello, los empresarios tienen que empezar a construir compañías con un sentido profundo y humano, en las que, el fin no sólo sea conseguir dinero, sino generar riqueza en una forma económica eficiente.

Se debe entender que para la generación Z, dado que está altamente relacionada con la inmediatez, las experiencias que se le ofrezcan en el mercado laboral tienen que brindarles la oportunidad de crecimiento, proponerles maneras de trabajar con un propósito real, que sean entretenidas y sobre todo, que sientan que están transitando por un camino que les dará aprendizaje y dinamismo.

El empresario tiene la capacidad de hacer un cambio; es importante entender que el futuro no será como el pasado y que está en sus manos el que los jóvenes sean también parte de este cambio. Se requiere dejar de lado las divergencias y encontrar las coincidencias que “existen en el sentido profundo de propósito que estamos aquí para servir y no para servirnos y está en nuestra capacidad, hacer una diferencia en el mundo y que nuestra vida vale la pena”, señaló Kroupensky.

“Estamos en un momento de gran cambio, el futuro es inédito, el binomio del futuro es más tecnología y más humanidad”.