La riqueza está en la diversidad

0

La generación Z es creativa, emprendedora y cultiva varias visiones comentó Bárbara Marcén Abascal, chief compliance officer de Baker McKenzie

La generación Z se nutre en la diversidad, cultural e ideológica; celebra la diferencia y aprende de ella. Estos jóvenes nacidos en la época de la hiperconectividad han aprendido a enriquecer las distintas aristas de su vida con herramientas tecnológicas, pero dando especial importancia al contacto humano.

Bárbara Marcén Abascal, chief compliance officer de Baker McKenzie nos habla con notable emoción sobre el sinfín de posibilidades con que cuentan estos jóvenes y el impacto positivo que tienen en las empresas de las que forman parte, debido a su pensamiento disruptivo, creatividad y ánimo integrador.

Entre las características más importantes de esta generación está la integridad. Su diversidad intelectual, creativa y de identidad nutren los entornos laborales donde se desenvuelven. “Son creativos, emprendedores, multifuncionales y cultivan varias visiones”, comenta Bárbara Marcén en entrevista para Mundo Ejecutivo.

►TE PUEDE INTERESAR►EL LIDERAZGO SE EJERCE CON EL EJEMPLO

Su mirada es panorámica, cuentan con puntos de vista integrales sobre diversos temas y una visión enfocada al futuro. Alimentan su intelecto, no sólo con fuentes formales, derivadas del sistema educativo tradicional, sino que son autodidactas e investigan, primordialmente a través de dispositivos tecnológicos.

“Con una amplia capacidad de escucha que les permite seguir acrecentando su visión. Porque así nacieron, en un mundo muy diverso; lo conocen, están acoplados a él e incluso lo celebran” comentó Bárbara Marcén.

Con sentido de comunidad

La generación Z está en continua búsqueda de nuevas experiencias, gusta de viajar y conocer otras culturas; tiene conciencia medioambiental y fomenta el respeto a los seres vivos. Con una muy arraigada conciencia social y fuerte compromiso con las comunidades de las que forman parte.

“Estos jóvenes se caracterizan por tener un corazón amplio que se preocupa por su comunidad y el medio ambiente. Es una generación integrativa, tecnológica, visionaria, con emociones y múltiples habilidades”, detalló la directora.

Para concluir, Bárbara Marcén llama “a ponernos a nosotros mismos, como seres humanos, en el centro de la ecuación; eso nos va a ayudar a sentirnos bien, plenos y funcionales. Busquemos la integridad en todos los aspectos, esto nos va a llevar a todos, a ganar”.

“La generación Z tiene un corazón amplio que se preocupa por su comunidad y el medio ambiente”.

►TE PUEDE INTERESAR►GENERACIÓN Z, EN BUSCA DE UN PROPÓSITO SOCIAL