Covid-19 podría crear nueva clase trabajadora: MIT Sloan

0

Los autores Bruse Posner y Elizabeth Hechler escriben el artículo Espacio de oficina, tamaño extra grande para MIT Sloan Review México

El trabajo remoto se ha convertido en la nueva norma para las organizaciones, sin embargo, muchas de ellas ya proyectan el momento en que colaboradores vuelvan a las oficinas.

Por supuesto, la gran pregunta para todos es: ¿cómo lograrlo sin poner en riesgo la salud de los trabajadores? Si bien, no existe una solución única, los altos ejecutivos, diseñadores y expertos en logística y medicina se esfuerzan por identificar las mejores opciones.

Los autores Bruse Posner y Elizabeth Hechler del artículo Espacio de oficina, tamaño extra grande para MIT Sloan Review México retoman las ideas de distintos actores que están trabajando para entender las condiciones en que se podría dar el regreso a las oficinas.

“En el texto titulado Nuestras oficinas nunca serán las mismas después de Covid-19. Así es como podrían verse, la revista Fast Company presenta algunas posibilidades. Entre ellas, la desarrollada por Cushman & Wakefield, basado en su trabajo con empresas en China”, escriben.

Oficinas gigantes

Se espera que las personas cuenten con escritorios, al menos, a 2 metros de distancia; y con superficies de trabajo cubiertas con manteles desechables. Los planes requieren establecer patrones de tráfico claros, con flechas en el piso, para restringir interacciones entre los empleados, lo que ayudará a controlar la propagación de agentes patógenos.

Ciudades más amables

Con las ciudades liberadas de su tráfico habitual es más fácil imaginar un entorno urbano que atienda a peatones y ciclistas en lugar de automóviles.

Las ciudades están experimentando con una serie de medidas temporales. Un buen número ha bloqueado calles seleccionadas para el tráfico de automóviles, como ocurre en Berlín, Bogotá y Budapest, que han agregado más carriles para bicicletas.

Las preocupaciones de salud pública han llevado a algunas ciudades a desactivar los botones que activan las señales de caminar para peatones, y ahora los caminantes obtienen automáticamente su turno en el ciclo del semáforo. Queda por ver si estas mejoras se mantienen.

Un virus desigual

Por corto tiempo, después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara al Covid-19 una pandemia global, muchos calificaron la enfermedad como un “gran ecualizador” que golpeó en todas partes, y parecía que cualquiera, rico o pobre, era vulnerable.

A medida que la crisis se desarrolló, sus efectos han sido muy desiguales, con trabajadores de bajos salarios y comunidades pobres, y minoritarias que sufren en gran medida las peores consecuencias económicas y de salud, particularmente en Estados Unidos.

Escribiendo en The Atlantic sobre cómo el coronavirus podría crear una nueva clase trabajadora, Olga Khazan explora las diferencias, cada vez mayores entre los empleados de cuello blanco que fácilmente cambiaron al trabajo remoto y han podido salir de la crisis desde su hogar y aquellos que, si todavía tienen un trabajo, están expuestos a un posible contagio.

Los expertos que esperan un aumento del populismo como resultado de la pandemia, pero no está claro “si será populismo de izquierda, al estilo del senador Bernie Sanders, o populismo conservador, al estilo del presidente Donald Trump”.

Finalmente, si la historia de las pandemias pasadas es nuestra guía, la clase trabajadora puede emerger en una posición más fuerte.