¿Qué rol han jugado los maestros frente al Covid-19?

0

El rol de los maestros y docentes es fundamental; son el impulso y apoyo de nuestros hijos, que complementa la labor realizada en casa 

Francisco Suárez Hernández
Director de general de AdeS para América Latina
Expresidente del Consejo del World Environment Center

Fotografía: Antonio Soto Feria

Sin duda el cierre de las escuelas ha tenido un alto impacto en la educación en todo el mundo. En el caso de México, más de 35 millones de estudiantes y dos millones de docentes se vieron afectados de manera inesperada.

Esta situación, llevo a la rápida reorganización virtual sobre cómo dar seguimiento al ciclo escolar. Es claro, que se trata de una medida temporal que podrá ser de corto a mediano plazo, la cual jamás suplirá el formato presencial. Es así como tristemente, la educación es otra de las víctimas de Covid-19; además de la sanitaria, la económica, la seguridad, la política, la social y la ambiental.

En la circunstancia actual, en donde no hay posibilidad que alumnos y maestros se reúnan en las escuelas, quienes tengan un mayor acceso a la tecnología cuentan con una ventaja. Por esta razón, la pandemia tiene un efecto negativo a la igualdad de oportunidades.

Indiscutiblemente y más en una pandemia, es clave el rol que juegan nuestros maestros y educadores en el desarrollo académico, social y cultural en nuestra sociedad, que debe ser reconocido. Sobre todo, considerando que un gran número de jóvenes ven en la maestra una segunda madre o mentor.

La participación por parte del maestro en las vidas de nuestra niñez es posiblemente la más importante cuando consideras la cantidad de horas que ellos estudian y conviven en el aula o videoconferencia.

En estos últimos meses y cierre del año escolar fui testigo del trabajo continuo, entrega y dedicación de los maestros de mis hijos, que rápidamente se adaptaron a un cambio de formato de clases.

Para reforzar esta gran labor, hace unos días una buena amiga y maestra me compartió este mensaje de parte de uno de los padres de una alumna que me hizo recordar lo clave y fundamental que es su rol en la formación y vida de nuestros hijos, el mensaje es:

“Muchísimas gracias por todo. Fue un año que pasará a la historia y todos crecimos en muchos aspectos. Todos íbamos aprendiendo juntos poco a poco. La vida nos pone retos todos los días y sólo está en nosotros saberles dar la vuelta y sacar lo mejor. Los niños se llevan mucho aprendizaje de esto, pero comprobé que el ser maestro realmente es una vocación. Estoy profundamente agradecida con el esfuerzo, la paciencia y la dedicación que tienen como educadores. Hiciste qué este año a pesar de las circunstancias se concluyera. Y si no obtienen las máximas notas, no es lo más relevante; lo importante era que nuestros hijos desarrollaran la inteligencia emocional y generaran empatía con el de lado, que puedan adaptarse a los cambios, que valoren y sean felices con lo tienen. Que ayuden al que lo necesita y que reconozcan que el dolor existe y que por más chicos que son pueden tener gestos para cambiar la vida a alguien.”

Es más que evidente que nunca, el rol clave de los maestros, su dedicación, su esfuerzo, su resiliencia y gran contribución para formar mejores personas y ciudadanos que tanto requerimos para construir el mundo que todos anhelamos. Por lo mismo, GRACIAS maestros por su gran labor a favor de la niñez y nuestros hijos.

►TE PUEDE INTERESAR►¿QUÉ TAN RESILIENTES SEREMOS DESPUÉS DEL COVID-19?