Red de ecosistemas acelera la innovación: MIT Sloan

0

¿Conoces la red de ecosistemas? De acuerdo con el MIT Sloan estos son algunos motivos por los cuales deberías arriesgarte a implementarlos en tu empresa

Escuchar sobre innovación cada vez es más común. Es un concepto que casi siempre va de la mano del pensamiento disruptivo, la creatividad y romper con lo establecido. En las empresas, organizaciones sociales e instituciones de gobierno, la invitación es siempre la misma: encontrar problemas nuevos e implementar soluciones nunca antes ejecutadas.

No obstante, la red de ecosistemas implementa un ligero cambio en los mandatos tradicionales de la innovación, “se trata de acelerar los esfuerzos que ya están en marcha en lugar de seguir nuevos caminos”. Si bien, este es un cambio sutil, tiene mucha profundidad porque alinea los esfuerzos con los objetivos organizacionales predominantes.

De acuerdo con Elizabeth J. Altman y Frank Nagle en el artículo Acelerar la innovación mediante una red de ecosistemas para el MIT Sloan Management Review México “una red de ecosistemas puede ayudar a aprovechar la innovación distribuida y alinear los objetivos de la organización desde distintas partes del mundo”.

PNUD, organismo del que hay que aprender

Los autores profundizan sobre el proceso por el que ha atravesado el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), organización de 17 mil empleados que abarca 170 países y se enfoca en resolver los problemas más complejos del mundo: terminar con la pobreza, asegurar vidas saludables y bienestar, proporcionar energía limpia y asequible y reducir las desigualdades, a través de iniciativas locales, regionales y globales y con presupuesto anual de 5 mil millones de dólares.

Gracias al modelo de red de ecosistemas, dicen los autores, el programa ha logrado extender su margen de maniobra, integrar los esfuerzos con objetivos definidos, nutrirse con el conocimiento de especialistas en distintas partes del mundo y, todo ello, con equipos acotados pero dispuestos a aprender rápidamente.

El modelo en las empresas

Algunas empresas han establecido sus oficinas en centros de innovación como Silicon Valley, o cerca de institutos de investigación como Research Triangle en Carolina del Norte. Esto puede generar beneficios, tales como: difusión del conocimiento local y facilidad de contratar personal calificado.

Las redes de ecosistemas del PNUD, también llamados laboratorios de aceleración son el símil de estas oficinas que también forman parte de un sistema mucho más grande. Dicho universo les permite resolver problemas complejos, impulsados externamente, usar lecciones locales para aplicar o adaptar innovaciones y difundir soluciones novedosas.

Syngenta, un ejemplo

Un ejemplo que aplica esta lógica para resolver problemas complejos, impulsados externamente, es Syngenta, una empresa suiza de agronegocios.

Dicha empresa ha desarrollado una red de laboratorios de innovación digital en Estados Unidos, Reino Unido, India y Singapur, con el fin de aprovechar los esfuerzos locales y transformar digitalmente la agricultura. Similar a los laboratorios de aceleración del PNUD, el laboratorio más nuevo de Syngenta, en Singapur, cuenta con poco personal, pues sólo emplea a seis personas.

Uno de los laboratorios de innovación digital desarrolló una aplicación móvil que permite a los agricultores tomar una fotografía de un insecto desconocido o una enfermedad que afecta sus cultivos, luego lo identifica y brinda información sobre posibles soluciones, incluidos los productos Syngenta.

Esta aplicación no se habría desarrollado si la empresa no tuviera empleados en áreas locales que interactúen con los clientes, y desde entonces se ha ampliado en toda la organización para hacer frente a las infestaciones de cultivos en todo el mundo.

Preparados para los retos

Quizás uno de los aspectos más difíciles de ejecutar un enfoque de red de ecosistemas es aprender de las soluciones locales, generalizarlas y luego reubicarlas para otras geografías.

Además, puede ser difícil para las organizaciones contratar adecuadamente para el desarrollo y la gestión del ecosistema, cambiar el liderazgo y la cultura de la organización a un enfoque mucho más abierto.

Sin embargo, si los equipos locales del ecosistema son capaces de alinear las opciones del proyecto, permanecer visibles para la administración, conectarse con expertos internos y coordinarse en distintas geografías, pueden aprovechar el poder de este modelo para resolver problemas complejos, aplicar o adaptar innovaciones y difundir soluciones tanto en sus organizaciones como en general.