Tecnología es catalizador del cambio

0

Para apoyar a las empresas en su nueva realidad, el avance científico y tecnológico debe ser convergente y simple, comenta Pablo Gómez

Una constante en el mundo de la tecnología es el cambio, sin embargo, en la velocidad con que individuos y empresas lo adopten, está el nuevo paradigma del sector. Aspectos que aletargaban la implementación tecnológica fueron superados, y cada vez es más frecuente que las compañías inviertan en telecomunicaciones.

Pablo Gómez Benet, CEO de Axity considera que la tecnología se encuentra en un momento inmejorable; su papel en los procesos de adaptación de otras industrias, a través de soluciones que les permitan afrontar los desafíos que conlleva la nueva realidad derivada de la pandemia, será fundamental.

“Es un catalizador ideal, en la medida en que ayuda a las compañías a tener resultados tangibles, con una conexión cada vez más automática y apegada a los retornos y objetivos para los que fue concebida”, detalla el empresario.

Se trata de que la innovación, en este caso tecnológica, se encamine hacia la generación de soluciones que permitan salir de la crisis, robustecer los canales digitales y reducir riesgos. Es decir, comenta el directivo de la empresa de TI “que lo que hacemos, realmente rinda frutos; no sólo a nuestros clientes y socios comerciales sino también a la comunidad de la que formamos parte”.

Las empresas deberán reconocer que, aunque volvamos a un punto conocido, nunca será el mismo que antes de la emergencia sanitaria por el Covid-19. La socialización virtual y el trabajo remoto son prácticas que probablemente se adopten de manera definitiva. Más que resistirse, las compañías deberán “interiorizar este proceso y hacerlo parte de su realidad”.

Más allá de las fronteras

De esta manera, el paradigma de la velocidad se complementará con modelos de trabajo que vayan más allá de las fronteras. Si antes volteábamos a una zona geográfica para contratar y atraer talento, hoy el trabajo puede realizarse desde cualquier parte del mundo.

Eso, de acuerdo con Pablo “nos permite contar con el mejor talento disponible sin importar si está en el mismo país que nosotros o no; o bien, si habla el mismo idioma”.

El mundo no nos espera, considera Gómez Benet, por ello urge implementar metodologías más ágiles, convergencia y simplicidad. “Muchos de los cambios que estamos viendo hoy llegaron para quedarse, en la medida en que han transformado la forma en que industrias enteras se mueven, además de la forma en que nosotros nos relacionamos profesional y socialmente”.

Gómez Benet sabe que la crisis ha orillado a las empresas a generar planes emergentes, enfocados a la sobrevivencia y a otros aspectos básicos como recorte de gastos, proyección de retornos inmediatos y la preparación de cara a un entorno recesivo para la economía. Sin embargo, “está en nuestras manos sacar lo mejor de esta situación. El país va a salir con todos nosotros uniendo fuerzas. Es momento de pensar en los demás y ver cómo, a través de lo que cada uno hace, podemos tener un impacto benéfico en nuestras sociedades, con el fin de contribuir a que las industrias se reactiven”, concluye.

“La velocidad con que adoptamos la tecnología se ha puesto a prueba, además de ser una de las predominancias de esta crisis”.

►TE PUEDE INTERESAR►INCERTIDUMBRE ES UNA NUEVA REALIDAD