La tecnología salvará a los restaurantes

0

La ayuda financiera, fiscal  y la inversión son algunas de las claves para la recuperación del sector retaurantero 

En la presente crisis económica por el Covid-19, quizá ningún sector se verá tan afectado como el restaurantero. En México, un país donde uno de sus tres mayores ingresos formales es por vía de la industria de los servicios, los negocios de alimentos preparados son de primordial importancia.

Del sector dependen más de 1.5 millones de empleos directos, sin mencionar el efecto que la industria tiene en 83% de las ramas de la actividad económica, una aportación de 1.3% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

Y es que, la caída en los ingresos vía restaurantes se ha dado de forma constante desde febrero, mes en el que autoridades federales cerraron los lugares de comida y bebida a los comensales, y el servicio se limitó a entregas y comida para llevar.

Es así que, debido a la súbita caída de la confianza del consumidor de acudir en persona a los restaurantes por las medidas de distanciamiento social, al cierre del mes de junio las estimaciones son catastróficas.

Lamentablemente, el caos de la actividad restaurantera ya afectó a toda la cadena de valor y, en particular, al empleo en la población de menores ingresos económicos, y entre los propietarios de las más de 673 mil unidades de negocios de este sector que existen formalmente en el país.

Los alimentos son perecederos

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), explicó que, el 15% del total de las unidades formales en México podría ya no abrir debido a una quiebra total, toda vez que los costos de apertura serían superiores a los de permanecer cerrado; y otro 50%, de no conseguir apoyo presupuestal podría también, cerrar definitivamente.

Por ello, la ayuda financiera, fiscal e inversión en promoción física y en plataformas digitales de entrega a domicilio son clave para evitar insolvencia y reactivar la actividad restaurantera en el mediano plazo.

Sin embargo, el gobierno de México no tiene dentro de sus programas sociales, ningún plan de apoyo ni estrategia para evitar la quiebra de miles de negocios, lo que, para los empresarios grandes y pequeños, es una gran dificultad.

Particularmente, en la Ciudad de México, el 90% de la industria restaurantera cerró por la emergencia, es decir, bajaron la cortina, unos 40 mil 500 establecimientos de los 45 mil que registra la Canirac.

Recuperación a fuego lento

La firma de estudios financieros Deloitte señala que las actividades relacionadas a restaurantes depende de la recuperación de la confianza para asistir a espacios públicos; por lo que su restablecimiento será más lento. Un factor fundamental para que el público sienta confianza es su percepción sobre la seguridad sanitaria.

Destaca que la recuperación de la industria será gradual, sujeta a la ausencia de olas de reinfección en las localidades; las cuales, de llegar, podrían detonar nuevos periodos de cuarentena para residentes y turistas, lo que empeoraría la situación.

Nuevos ingredientes

Los especialistas consultados recomiendan la implementación de experiencias gastronómicas con distanciamiento social, para abrir oportunidades de colaboración e innovación. Entre ellas se encuentran:

  • Bono gastronómico. La empresa de tecnología financiera Konfío señala que, derivado de la emergencia sanitaria cientos de restaurantes en México han comenzado a ofrecer bonos gastronómicos como ayuda a la falta de liquidez actual. Esta iniciativa se trata de un pago único, de 500 o mil pesos (dependiendo el negocio) que el usuario podrá cobrar cuando la contingencia pase y mientras tanto sirva de ayuda para que los restaurantes, cafés y bares, sobrevivan.
  • Dark Kitchen. Esta idea propone que los restaurantes opten por la desaparición temporal de mesas y sillas. Básicamente, el negocio termina dedicándose a la elaboración de comida y al envío a domicilio por medio de plataformas para poder satisfacer la demanda. Esta opción representa para el negocio la oportunidad no sólo de crecimiento, sino de grandes ahorros inmobiliarios.
  • Venta Delivery. Recomienda el uso de plataformas digitales para llegar a zonas más extensas ofreciendo los productos alimenticios en apps como Rappi, Uber Eats, Didi Foods, entre otras. A nivel global, las ventas de apps de entrega de comida han crecido en promedio 17% de manera anual. En 2018 registraron ventas por mil 43 millones de dólares y la predicción es que al 2023 lleguen a 2 mil 459 millones de dólares, de acuer- do con la consultora Statista.

La cuenta, por favor

El vicepresidente de la Canirac, Germán González reconoció que muchos restaurantes tratan de sobrevivir con la adecuación de sus servicios; empero, los ingresos no son suficientes, “los únicos que han doblado sus ventas son aquellos que ya tenían bien diseñadas sus plataformas de comida a domicilio”.

“La estamos pasando muy mal, las empresas eran solventes y ahora se han transformado en empresas que tienen muy poco ingreso y los gastos fijos no cambian, se tiene que pagar la nómina, servicios, arrendamientos, impuestos. En general, la industria está muy lastimada”, expresó en entrevista para una agencia de noticias.

Sobre los apoyos del gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, como el programa de créditos a la palabra de 25 mil pesos por unidad, dijo que no son dirigidos al sector y “son insuficientes”, porque, para un negocio con 20 empleados no se puede pagar ni la nómina.

Germán González agregó que a ello se suma que, cuando se regrese a las actividades productivas, los restaurantes no serán los primeros como está ocurriendo, y además hay que cumplir con nuevos protocolos para el distanciamiento y extremar precauciones sanitarias, para que el regreso sea seguro.