Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

Dos iniciativas laborales en un entorno “populista”

Por: El Consejero 08 enero 2024
Compartir
<strong>Dos iniciativas laborales en un entorno “populista”</strong>

En una más de sus medidas populistas, el presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que antes de finalizar su mandato enviará dos iniciativas al Congreso, […]

En una más de sus medidas populistas, el presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que antes de finalizar su mandato enviará dos iniciativas al Congreso, con las que “pretende” mejorar las condiciones de los trabajadores, sin tomar en cuenta las implicaciones que esto tendría para la economía del país.

La primera de ellas, a decir del presidente, buscaría reformar el artículo 123 constitucional, de manera que los aumentos al salario mínimo no fueran nunca inferiores al incremento en la inflación. Como es su intención la medida que en apariencia es justa, no toma en consideración la responsabilidad que tiene el Estado en el control de los precios, muchos de ellos que derivan de variables internacionales, como el precio de los combustibles, y hace recaer todo el peso sobre los pequeños y medianos empresarios que, por ejemplo, en el caso de un alza en sus insumos tendrían que solventar no sólo los costos de los incrementos sino también ajustar los salarios de sus trabajadores, en muchos casos haciendo insostenible la viabilidad de sus negocios.

La segunda iniciativa, pretende que los trabajadores se jubilen con pensiones completas y no con una fracción, resultado de ahorrar mes con mes una parte de su salario, como ocurre hoy con todos aquellos que comenzaron a cotizar en el Instituto Mexicano del Seguro Social en los días posteriores a julio de 1997.

Este video te puede interesar

Claramente una medida de esta magnitud volvería inviables a las Administradoras de Fondos para el Retiro (afores), por lo que los mal pensados adelantan que López Obrador estaría contemplando confiscar las afores y con ello el dinero para el retiro de los trabajadores y así tener dinero fresco para financiar sus proyectos faraónicos y sus programas sociales sin importarle dejar al gobierno endeudado.

Hay que tener en cuenta que las afores administran más de 5.5 billones de pesos, una cantidad muy cercana al 18% del Producto Interno Bruto del país y son el segundo inversionista institucional más grande solamente precedido por la banca.

También hay que recordar que México se endeudará aún más este año para pagar los cerca de 2 billones de pesos en pensiones, programas sociales y jubilaciones laborales, 23% del presupuesto, históricamente el más alto.

Apenas empiezan a pensionarse las primeras personas de la generación afore, en los próximos años la realidad nos habrá de demostrar si este modelo fue el adecuado, sin embargo, éste, como la mayoría de los problemas del país, no se resolverá por decreto.

El proyecto Colmena: la economía al espacio

Este lunes despegó de Cabo Cañaveral Colmena, la primera misión espacial mexicana a la Luna. Se trata de un proyecto único en su tipo en América Latina desarrollado y construido en el Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX), del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, que contó con la participación de alrededor de 250 estudiantes, y con el apoyo de la Agencia Espacial Mexicana (AEM). El alunizaje de Colmena -incluidos en el módulo lunar Peregrine de la empresa Astrobotic-, se contemplaba para el 23 de febrero, pero una falla en el sistema de propulsión del cohete podría afectar la misión.

Básicamente, se trata de cinco micro robots con un peso de casi 60 gramos y 12 centímetros de diámetro -el equipo de menos masa que se ha enviado a la Luna-, con dos objetivos: en materia de ingeniería, estudiar los problemas a los que se enfrentan dichos artefactos en el hostil ambiente espacial y caracterizarlos y, el segundo, analizar cómo es la capa de polvo cercana a la superficie de nuestro satélite, sus características, propiedades físicas, a fin de conocer cómo afecta las telecomunicaciones, entre otros problemas.

Más allá de la nota de color y el orgullo nacionalista de que nuestro país tenga presencia en el sector espacial, se trata de un proyecto con un objetivo totalmente pragmático el que se ha planteado nuestra máxima casa de estudios: contar con una tecnología propia que se pueda utilizar comercial y científicamente en la Luna en los próximos años.

El regreso de Estados Unidos a la Luna y los recientes alunizajes de China e India no se tratan de carreras espaciales como las que se vivieron en las décadas de los 50 y 60 entre estadounidenses y soviéticos. Entre los planes para la siguiente década se encuentran la minería y la producción de energía. Los estudios indican que la Luna es rico en hierro y minerales raros utilizados en la fabricación de semiconductores, chips y baterías. En cuanto a energía, abunda el helio 3, utilizado en energía nuclear, así como hay mayor eficiencia en paneles solares en nuestro satélite a comparación de la tierra.

Para 2030 se contemplan otras dos misiones a la Luna y una más a un asteroide, todas dirigidas a minería de metales preciosos o tierras raras en el espacio. Aún con los riesgos de fallas en los proyectos, éstas sirven para corregir y mejorar. Todo ello con nanotecnología desarrollada en la UNAM, con miras a crear un bienestar sustentable con base a ciencia y tecnología en el sector espacial. 

Descargable

No te pierdas nuestro especial: ALTAGRACIA Gómez Sierra

Descarga gratis

Notas relacionadas