Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

El candidato de la Alianza

Por: El Consejero 20 febrero 2023
Compartir
El candidato de la Alianza

El perfil de quien pudiera enfrentar a las huestes de Morena habría de ser un personaje apartidista o que provenga de la sociedad civil.

Los tiempos políticos corren de manera distinta a los de otras actividades sociales. Se alargan y parecen interminables, pero también se acortan y pasan como un suspiro. Por eso las candidaturas presidenciales comienzan a delinearse y las especulaciones son parte de las conversaciones de todas las sobremesas.

El primer tema a discusión es quién será el candidato de Morena. En una visión pesimista algunos dan por descontado que el siguiente presidente de la República será el nominado por el presidente, exactamente como sucedía en el peor y más consolidado de los gobiernos priistas.

Claudia Sheinbaum o Marcelo Ebrard, algunos hasta creen que Adán Augusto López; habiéndose despejado la idea de que el actual canciller pudiera verse orillado a correr por la alianza opositora, pues todo indica que se alineará a la decisión presidencial.

Este video te puede interesar

Entonces la conversación se pone más interesante cuando se empiezan a barajar nombres de los posibles candidatos de la alianza, donde el único partido que tiene músculo es el PAN, por ello, elimina de inmediato a Enrique de La Madrid, a Beatriz Paredes o a Claudia Ruiz Massieu.

Pero tampoco es que sobren balas en Acción Nacional, pues Ricardo Anaya o Santiago Creel difícilmente podrían lograr un triunfo electoral en su propia manzana. Entonces, ¿quién puede ser?, ¿quién puede contender?, ¿quién no le tiene miedo?

El perfil de quien pudiera enfrentar a las huestes de Morena habría de ser un personaje apartidista o que provenga de la sociedad civil. ¿Alguien como Lily Téllez?, tampoco hay que precipitarse y gastar municiones que puedan ser útiles en la confrontación cuerpo a cuerpo.

Del lado del empresariado comienzan a dibujarse las personalidades del magnate Ricardo Salinas Pliego, Claudio X. González y otros más, pero como una buena bocanada de aire casi fresco han caído las manos levantadas de Idelfonso Guajardo y de los gobernadores de Yucatán y Querétaro.

Difícil de creer que no haya liderazgos capaces de confrontar a un gobierno del que muchos no quieren, ni están dispuestos a soportarlo otros 6 años.

La hora de la verdad para la democracia en México

Inicia una semana crucial en la vida democrática de nuestro país. Este lunes se reunirán por la tarde las comisiones unidas de gobernación y puntos constitucionales para finalmente darle curso al llamado Plan B, una iniciativa presidencial que busca torcer las normas electorales, producto de la lucha establecida durante por lo menos tres décadas por mexicanos comprometidos con la democracia.

Al estilo del mas rancio del PRI, Morena ha hecho uso de su mayoría en ambas cámaras para validar los deseos del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien argumenta que es mucho el dinero el que se invierte en el Instituto Nacional Electoral, pero no se muerde la lengua cuando se trata de los costos de sus obras faraónicas: la refinería Dos Bocas ya va por el doble de los presupuestado originalmente y lo que costará el Tren Maya hoy es incuantificable, dada la “chambonería” con la que se planificó la obra.

No nos equivoquemos, en el fondo del asunto no se encuentra el dinero, que como pretexto para “lavarse la cara” le viene muy bien al presidente. Lo que López Obrador busca es insuflarle vida a un proyecto que si bien no nació muerto, a las pocas horas de nacido ya tenía problemas para respirar. Vamos, busca la continuidad, no está seguro que el dinero repartido a manos llenas a través de los programas sociales vaya a resultar suficiente para impulsar a su débil descendencia política, necesita asegurar que quien lo suceda provenga de su misma estirpe. Perder la elección lo pondría en el mismo riesgo que aquel verdugo que terminó en la misma picota en la que exhibió a sus víctimas.

El proceso marcha a paso de tortuga, al ritmo que más le conviene a Morena. Resulta inverosímil, que como señala el senador Gustavo Madero, quedando pendiente solamente la cláusula de “vida eterna”, ya que la minuta con cambios a seis leyes ya fue aprobada por las dos cámaras, se siga dando largas al asunto con el único propósito de agotar el tiempo de deliberaciones de los ministros de la Suprema Corte, una vez que aprobada la iniciativa se desate la tormenta de impugnaciones provenientes de todos los sectores de la población.

Pero no todo es lentitud en el partido oficial, haciendo uso y abuso de las prerrogativas que le da el tener la mayoría en la Cámara de Diputados, propuso de entre sus simpatizantes a los tres ciudadanos que habrán de representar al legislativo durante la evaluación de los nuevos aspirantes a consejeros del INE; dos más provendrán de la “sumisa” CNDH y los dos restantes del INAI. De los siete, cinco incondicionales del presidente que podrán sumar mayoría en las decisiones que habrá de tomar el Comité Técnico de Evaluación, quien deberá analizar las quintetas de donde habrán de surgir los sucesores de los cuatro consejeros del INE que se van.

Una semana larga que habrá de coronar con una nueva marcha, ahora hacia el Zócalo, en defensa del INE. Bajo la consigna de “Mi voto no se toca” las organizaciones sociales convocantes esperan la llegada de decena de miles de personas en defensa no sólo del árbitro electoral, sino del derecho ciudadano a contar con las garantías de que sigan existiendo unas elecciones libres y justas.

Una ministra amparada

Apenas el rector de la UNAM, Enrique Graue, confirmó que la ministra Yasmín Esquivel presentó ante el Comité de Ética las pruebas y argumentos a su favor en el caso del plagio de su tesis, y sin esperar a ver qué resuelve dicha instancia universitaria, la ministra en cuestión solicitó un amparo y obtuvo una suspensión provisional de una juez para que la Universidad deje de informar sobre el proceso, y que el Comité de Ética no resuelva sobre el plagio.

Aplicando la máxima de “primero en tiempo, primero en derecho”, y escudándose en la presunción de inocencia, la ministra no quiere que se esclarezca un tema que ha dañado su reputación, lo cual por lo visto la tiene sin cuidado, pues de lo contrario ya habría renunciado. Más llama a dudas sobre la ministra que sea ella la que se ampara, siendo que se dice víctima del plagio, y no el supuesto plagiario, quien al parecer ya se dobló y reconoció su culpa. Algunos juristas estiman que el amparo no es procedente, pues el Comité de Ética no es autoridad para efectos de amparo. Veremos.

Por su parte, de acuerdo al diario Reforma, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) inició un procedimiento para resolver cómo van a atender las denuncias que ha recibido contra la ministra Esquivel, quedando el proyecto a cargo del ministro Juan Luis González Alcántara para que lo presente al pleno. Es claro que hay una duda razonable sobre lo procedente ante el inédito caso, pero para lo que resuelva la Suprema Corte seguramente será necesario lo que determine la UNAM… misma contra la que se amparó Yasmín Esquivel.

En otros países por menos que eso renuncian figuras públicas, aquí se victimizan y se amparan.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte enterado

Descargable

No te pierdas nuestro especial: Arturo Elías Ayub, El Emprendedor

Descarga gratis