Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

El pañuelo del presidente y la Auditoría Superior de la Federación

Por: El Consejero 20 febrero 2023
Compartir
El pañuelo del presidente y la Auditoría Superior de la Federación

Mucho dinero en el “aire”. Muy buenas razones para empezar a pensar que el pañuelo del presidente tendría que empezar a cambiar de color.

Hace justamente un año, durante su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador agitaba una vez más su pañuelo blanco al tiempo que sin ningún pudor aseguraba que en su gobierno no había ladrones, esto luego de que la Auditoría Superior de la Federación detectara irregularidades por la friolera de 60 mil 834 millones de pesos registradas en la tercera cuenta pública correspondiente a 2020.

Desde entonces ya el país le dio una vuelta completa al sol y la mayor parte de esos dineros, como muchos otros tantos, siguen sin aparecer y los responsables de no haberle dado el uso para el que habían sido presupuestados, invariablemente destinados a la salud, la educación y la seguridad de los mexicanos más pobres, se siguen paseando por las calles como una constancia de que esta Cuarta Transformación es hermana siamesa de sus predecesoras.

Hace unos días, la asociación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad presentó una investigación muy interesante titulada “En Busca del Dinero Perdido”. En ella, denuncia que durante la gestión de David Colmenares al frente de la Auditoría Superior de la Federación, apenas se han recuperado 17 pesos de cada 100 que fueron asignados a diferentes dependencias de gobierno, recursos que se encuentran desaparecidos y que no hay manera de seguirles la pista, porque este órgano dependiente de la Cámara de Diputados, con absoluta opacidad, se niega a revelar en que punto se encuentran las investigaciones de su paradero.

Este video te puede interesar

No está de más señalar, como referencia, que entre los años 2000 y 2016 el promedio de recuperación fue de 53 pesos por cada 100 que no habían encontrado justificación.

Tras su “error” en la cuenta pública de 2019, de la que tuvo que retractarse por haber cuantificado equivocadamente los costos de la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, David Colmenares se convirtió en un fantasma que da muy poco la cara a la opinión pública. Para muchos el auditor general terminó sometiéndose al jefe del ejecutivo, y a juzgar por los resultados presentados durante su gestión, podrían no estar muy lejos de la realidad.

Habrá quien diga que de lo “perdido lo que aparezca”, el problema es que aquí lo aparecido son “centavitos” mientras que las pérdidas se miden en pesos. Hablamos de que las anomalías entre 2017 y 2020 alcanzaron 454 mil 6 millones de pesos, de los que se recuperaron o se devolvieron sólo 75 mil 356 millones (17%).

Contrastando entre 2000 y 2016 las irregularidades ascendieron a 942 mil 403 millones de pesos, pero se aclaró el destino de 510 mil 210 millones (53%).

Mucho dinero en el “aire”. Muy buenas razones para empezar a pensar que el pañuelo del presidente tendría que empezar a cambiar de color.

¿Tesla al Istmo y a Sonora?

En octubre pasado, Elon Musk, fundador de Tesla, visitó Nuevo León y se reunió con el gobernador Samuel García, quien antes de terminar el año ya daba por hecho que se instalaría una o hasta dos plantas de la empresa en el estado, una armadora y otra de autopartes, específicamente en el municipio de Santa Catarina.

Sin embargo, las cosas no estaban amarradas por Samuel, o no cómo el creía, y empezaron a barajearse otros lugares, empezando por el Estado de México e Hidalgo, ambos en zonas en las inmediaciones del AIFA, sumándose Sonora con su Plan ídem; Guanajuato y San Luis Potosí. Asimismo, el canciller Marcelo Ebrard comenzó a operar, y anunció que ahora Tesla contempla todo un ecosistema de manufactura que contemplaría varios estados, por lo que el presidente López Obrador conversaría próximamente con Musk sobre el tema.

En la mañanera de este lunes, el presidente no dijo dónde ni qué lugares se ofrecen a Musk para sus plantas, pero sí dijo dónde no, y ese es Nuevo León. La razón: la escasez de agua, problema que evidentemente afectó el año pasado a la zona metropolitana de Monterrey, que es hablar de casi la totalidad de la población neoleonesa. Sin embargo, el estrés hídrico es un problema de todo el país, padecido en los lugares que se han mencionado como opciones, empezando por los municipios aledaños al AIFA.

Quienes saben cómo va el tema, dicen que López Obrador y Marcelo Ebrard tienen un as bajo la manga, y ese sería el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT), donde se contemplan 10 polos industriales, cinco en Oaxaca y otros cinco en Veracruz y que en este mes se estarían lanzando las primeras licitaciones del proyecto, por lo que qué mejor respaldo al Corredor que abrir con la inversión de Tesla. La otra carta sería Sonora, donde la planta fotovoltaica, el proyecto de inversiones de semiconductores y la prometida explotación del litio le han llenado el ojo al presidente.

Cómo sea, el gran perdedor de esta historia es Samuel García, quien lo único que al parecer verá de Tesla, será la camioneta que le regaló a su esposa Mariana Rodríguez en San Valentín.

La candidatura de Delfina pesa mucho

Ni al presidente, ni a nadie, le gusta iniciar la semana con pendientes atrasados; sin embargo, la agenda de “lo importante” se ha ido llenando de “lo urgente” y en ambos casos la temática es política, electoral, en particular.

En el ámbito federal, el de la sucesión, el presidente ha pedido retrasar la encuesta de junio sobre los aspirantes morenistas a la candidatura presidencial, a octubre, lo cual abriría una ventana de tiempo a los menos favorecidos (Adán Augusto López) y a los que crecen sostenidamente (Marcelo Ebrard), al tiempo que a los mejor situados (Claudia Sheinbaum y también a Ebrard) los pone ante el riesgo de verse topados por su propia “popularidad”.

No obstante la importancia de esa ecuación, el tema que atrae más la atención en el círculo más cercanos de López Obrador en los últimos días, es el del Estado de México y su candidata Delfina Gómez, quien justamente se encuentra en esa peligrosa etapa de su tope. Por más acciones que se lleven a cabo, la candidata mexiquense dejó de crecer hace ya más de un mes.

Peligrosamente se acerca Alejandra del Moral, la candidata aliancista, que no solamente no ha dejado de incrementar su aceptación; sino que ha ido convenciendo y recaudando más recursos entre los empresarios de esa entidad.

El fenómeno del laboratorio; es decir, de que las elecciones en el Estado de México serán solamente el preámbulo de las elecciones en el país, han hecho ilusionar a muchos sobre la posibilidad real de vencer a las huestes de Morena; ergo, López Obrador.

Tal es la preocupación del gabinete, que el propio Secretario de Gobernación ha tenido que intervenir para que funcionarios y gobernadores de otros estados apoyen con recursos la campaña de Delfina, cosa que no a todos les ha parecido tan interesante, ni tan redituable. Incluso hay algunos que ya han comenzado a quejarse de la presión que se ejerce sobre ellos desde el centro del país.

No vaya a ser que la cargada sea tan grande que a muchos les pese de más.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte enterado

Descargable

No te pierdas nuestro especial: ALTAGRACIA Gómez Sierra

Descarga gratis

Notas relacionadas