Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

Perú, en la hora de la verdad

Por: El Consejero 09 diciembre 2022
Compartir
Perú, en la hora de la verdad

Castillo ya se encuentra en el penal de Barbadillo. Como una macabra broma del destino se encuentra detenido en la misma prisión en donde está recluido uno de sus predecesores, Alberto Fujimori,

Si no fuera porque en las últimas tres décadas nueve presidentes que la han ocupado han demostrado con creces sus pocos escrúpulos o su notable incapacidad para gobernar, uno estaría tentado a pensar que esa silla está maldita.

Ni que decir de Pedro Castillo quien dió una muestra de sus limitaciones al intentar disolver al congreso y decretar el estado de excepción, un golpe de Estado de facto. El pueblo bueno que lo proyecto al máximo cargo lo abandonó a su suerte, al igual que sus más cercanos colaboradores quienes condenaron el atentado contra la democracia. El ejército al final demostró que su lealtad estaba con las instituciones y no con el presidente en turno.

Castillo ya se encuentra en el penal de Barbadillo. Como una macabra broma del destino se encuentra detenido en la misma prisión en donde está recluido uno de sus predecesores, Alberto Fujimori, aquel al que también se le ocurrió cerrar el parlamento, pero hace 30 años y quien a partir de ahora será su único compañero.

Este video te puede interesar

Castillo deberá permanecer ahí por lo menos los próximos 7 días por órdenes del juez Juan Carlos Checkley, aunque su permanencia en la cárcel se podría extender durante los próximos 20 años si se comprueba su culpabilidad en el delito de rebelión y conspiración.

La democracia no es sólo un sistema político, también es una vocación y un compromiso, por lo que la gran mayoría de líderes continentales se han pronunciado en contra de la intentona de Pedro Castillo, aún líderes de la izquierda tradicional como Inacio “Lula” Da Silva, presidente electo de Brasil, consideraron que la destitución se había enmarcado en la constitución y dieron la bienvenida a Dina Boluarte, la primera mujer que ocupa la primera magistratura en Perú.

Mientras, a la distancia, en el primer cuadro de la Ciudad de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció una posición contradictoria, primero porque recalcó la política de no intervención de nuestro país en los asuntos de un tercero, para luego victimizar a Castillo de quien dijo fue “acosado por las elites económicas y políticas de su país”.

Lejos de hablar del fallido golpe de estado decretado por Castillo, sugirió la existencia de un golpe blando en su contra perpetrado por los oligarcas que controlan los medios de comunicación, y contracorriente se negó a reconocer en lo inmediato al nuevo gobierno de Perú, incluso volvió a posponer por segunda ocasión la reunión de la Alianza del Pacífico para entregar la presidencia pro tempore, pese a que la Boluarte le reiteró la invitación a Lima, y que el espíritu de la Alianza es trascender como naciones y no como un club de amigos.

Son momentos complicados en lo que queda de manifiesto que la democracia no es la definición de un solo hombre, y quien pretenda usurparla corre el peligro de terminar como estos aspirantes a dictador.

T-MEC: del “¿cómo nos arreglamos?” a patear el bote

Para cerrar el año, este miércoles hubo encuentro con la prensa en la Secretaría de Economía, a cargo de Raquel Buenrostro. Varios temas fueron abordados, destacando dos relacionados con el T-MEC: el maíz y el energético.

En cuanto al cereal, Buenrostro explicó que la semana pasada, el presidente Andrés Manuel López Obrador propuso al secretario de Agricultura estadounidense, Tom Vilsack, aplazar un año la entrada en vigor de la prohibición de las importaciones de maíz amarillo transgénico, es decir al 2025, para hacer “más suave” la transición, y argumentó: “Si en todo el mundo se está haciendo una transición energética a energías renovables, ¿por qué no hacer una transición alimentaria a alimentos más saludables?”.

Sobre el diferendo energético, Alejandro Encinas Nájera, subsecretario de Comercio Exterior, dio a conocer que México no sólo ya contestó los bloques de preguntas, sino que ya presentó dos propuestas de soluciones a EEUU y Canadá para dos de cuatro bloques del proceso de consultas sobre el tema energético bajo el amparo del T-MEC.

A decir del hijo del subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración en la Segob, las propuestas son “bastante serias, tangibles y que son acorde a nuestro entramado legal”.

Por lo visto, en la Secretaría de Economía no sólo tienen la muy mexicana estrategia negociadora de “¿cómo nos arreglamos?”, sino también la de “patear el bote”, y dejarle el problema a quien releve a López Obrador en la Presidencia.

Sobre el riesgo de interrumpir las importaciones de maíz de Estados Unidos a México, la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, no ha pedido una prórroga ni una transición suave, sino que se cumpla un proceso de aprobación regulatorio “basado en la ciencia” y el riesgo para todos los productos biotecnológicos agrícolas.

Al parecer el decreto del 31 de diciembre de 2020 sobre la sustitución del glifostato en los agroquímicos es, como muchas políticas de este gobierno, muy bien intencionado, pero carente de sustento y de consecuencias desastrosas para todos, empezando para México, donde seguramente se encarecerán productos básicos al dejarse de importar maíz amarillo sin fundamento científico alguno ¿La solución? Que lo resuelva la siguiente administración, que siga latente la prohibición y que pague el costo de derogar el decreto.

En el segundo tema, Tai ha sido enfática e insistente respecto a la urgencia de un progreso rápido y significativo en las consultas respecto a las medidas energéticas en México.

Para estar claros, Estados Unidos, y muy probablemente Canadá también, no contemplan negociar con propuestas que no estén dentro de lo acordado en el T-MEC.

Difícilmente los estadounidenses -empezando por los productores y comercializadoras de maíz- van a aceptar una prórroga de sólo un año para volver a plantear el mismo problema el año que viene y, en cuanto a lo energético, menos aceptar propuestas, por muy atractivas que sean, pero que no cumplan con el tratado.

Admirable la lealtad de Buenrostro al presidente y a su proyecto. Desafortunadamente, los paneles se ven más cerca que antes, y los reveses para México, más.

Descargable

No te pierdas nuestro especial: Arturo Elías Ayub, El Emprendedor

Descarga gratis

Notas relacionadas