Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

Sheinbaum: a construir su historia

Por: El Consejero 03 junio 2024
Compartir
Sheinbaum: a construir su historia

De atenernos a lo prometido, este lunes iniciará la construcción del segundo piso de la Cuarta Transformación, un segundo piso que por el bien de […]

De atenernos a lo prometido, este lunes iniciará la construcción del segundo piso de la Cuarta Transformación, un segundo piso que por el bien de todos esperamos resulte sólido y nos permita, ahora sí caminar hacia un país lejos del encono y la división creada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien a lo largo del sexenio fue construyendo, a lo que se echa de ver con éxito, la idea de que hay dos Méxicos, el de los pobres y el de aquellos que buscamos algo más para mejorar la condición de nuestras familias, y no nos referimos solamente al plano económico.

Claudia Sheinbaum llega con una gran responsabilidad y a partir de ahora bien haría a empezar en escribir su propia historia, sacudirse la sombra del viejo caudillo y mostrar antes que nada que es capaz de unir a los mexicanos en una sola bandera, de empujar hacia adelante para entre todos construir una gran nación.

De mantenerse las tendencias tanto en ambas cámaras como en las nueve gubernaturas en disputa, Sheinbaum habrá acumulado más poder que su predecesor, contará con el respaldo que había solicitado a los votantes para modificar la Constitución y así darle forma a un proyecto que ahora será de ella, una responsabilidad muy grande que habrá de enfrentar, sí con el bono democrático que le otorgaron las urnas, pero ciertamente no en las mejores condiciones.

Este video te puede interesar

Por más que el presidente se llene la boca diciendo que vamos bien, lo cierto es que Claudia recibirá un país con múltiples problemas que irán creciendo aún más durante los cuatro meses que le restan a López Obrador en el poder. Un sistema de salud que hay que empezar a construir prácticamente de cero, los sobrecostos de las obras faraónicas de su predecesor junto con una deuda creciente.

Tendrá que definir si le seguirá apostando a Pemex y a la CFE que hoy son un pesado fardo para los mexicanos. Deberá encarar una dolorosa reforma fiscal, porque con todos los programas asistencialistas (sí, esos con los que fincó su triunfo), no hay dinero suficiente en el erario que alcance.

Recibirá como herencia una patria dominada por la violencia y el ascenso de los grupos criminales junto
con el miedo de la gente y tendrá que decidir con cuidado a quien va a abrazar. Tendrá también que dar la cara a los padres de los normalistas de Ayotzinapa y a las madres de las desaparecidas y desaparecidos quienes no dejan de clamar justicia.

Sheinbaum llega a una encrucijada en la que deberá definir si se mantiene como una extensión de López o toma su destino, y por supuesto el del país, en sus manos.

Herramientas habrá de tener, el triunfo de Clara Brugada en la Ciudad de México y el haber recuperado muchas de las alcaldías perdidas, fortalece a su partido que con el triunfo de Delfina Gómez en el Estado de México el año pasado le permitirá tener el control de la zona metropolitana, la más rica en votos, gestando así la posibilidad de que Morena se convierta en el nuevo partido dominante, un dominio que se podría llegar a extender durante décadas.

El camino ya está trazado, ya sólo nos queda abrocharnos el cinturón de seguridad y lanzarnos al futuro.

La maquinaria funcionó

Como en los mejores tiempos priistas, la maquinaria morenista cumplió con lo que se esperaba en estas elecciones, a nivel presidencial y en las nueve entidades donde hubo comicios para gobernador y jefe de Gobierno. Sin duda no hubo piso parejo ni dejaron de meter las manos el presidente de la República y los gobernadores, pero la operación electoral logró de sobra su cometido.

Sin duda, donde está la mayor preocupación es en el Legislativo. Se perfila una mayoría calificada en Cámara de Diputados y en el Senado de Morena y sus aliados, con lo que el presidente López Obrador podrá presentar su “Plan C” para la reforma al Poder Judicial, al INE y desaparecer los organismos autónomos, además del paso de la Guardia Nacional a la Sedena. Veremos si hay prudencia y le deja la cortesía a la nueva presidenta para que le incluya sus propios toques a las reformas, pero habrá que aceptar que viene una transformación profunda del Estado mexicano.

Hubo resultados arrasadores previsibles, como Tabasco con Javier May, donde desapareció la oposición, y Chiapas con Eduardo Ramírez, éste último incluso a pesar -¿o gracias? – a la violencia que se ha registrado en el estado. La sorpresa es que pudo mantener bastiones como Veracruz, Puebla y Morelos, con todo y que hubo candidaturas fuertes por parte de la coalición opositora. Algunos triunfos con más mérito, considerando el pésimo trabajo de los gobernadores a quienes van a relevar, como Cuauhtémoc Blanco, Rutilio Escandón y Cuitláhuac García, o a pesar candidaturas como la de Clara Brugada y Rocío Nahle.

Derrota para toda la coalición en todos los escenarios, empezando por la presidencial y siguiendo por el Congreso, donde en la oposición se perfila un PRI que logró su objetivo de sobrevivir, un PAN que perdió espacios desde las negociaciones con la coalición, y un PRD que ya tiene acta de defunción.

El PAN conservó Guanajuato pero se llevó una derrota inesperada y costosa en Yucatán. Movimiento Ciudadano mantuvo Jalisco, pero retrocedió en Nuevo León, con la derrota de Mariana Rodríguez (MC) y la victoria de Adrián de la Garza en Monterrey, y está en duda que llegue Luis Donaldo Colosio al Senado.

Todo indica que los primeros llamados a cuentas serán Marko Cortés y Dante Delgado con todo y Samuel García, a quien se le vienen tres años muy complicados.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte enterado

Descargable

No te pierdas nuestro especial: Claudia Contreras, una mujer tenaz y con liderazgo

Descarga gratis

Notas relacionadas