Invertir en educación para que el país funcione

0

El programa Apoyemos a reconstruir un pedacito de México logró recaudar más de 300 mil dólares en un mes

Una escuela llena de niños, niñas y adolescentes notablemente felices ante la posibilidad de poder estudiar en un lugar limpio y en buenas condiciones es la mayor satisfacción que Adriana E. Torres Nava Country Head y directora general de TATA Consultancy Services experimenta luego de atravesar largos procesos para hacer esto posible.

“La iniciativa para recaudar fondos para proyectos de beneficio social para México, la presenté en cuanto llegue a la empresa, hace tres años, fue incluso una condición para aceptar el rol. Porque, si bien, el grupo TATA tiene desde hace 150 años un componente de ayuda y contribución social, estaba más concentrada en sus iniciativas en India”.

Sin embargo, al llegar a la dirección en México, me pareció que lo primero que debíamos hacer era  “apoyar un poco a la sociedad, devolviéndole algo de todos esos ingresos y crecimiento que hemos recibido gracias al esfuerzo de todos los colaboradores en el país”, comenta.

Además de ser responsable de las operaciones, de desarrollar el negocio y aumentar la productividad basándose en la innovación, reimaginación digital y liderazgo de la industria, Adriana está comprometida con su entorno.

La escuela que este lunes 25 de febrero abrió sus puertas en Chiapas, se suma a la inaugurada en Puebla, hace pocas semanas, gracias a los fondos recaudados por el programa.

Para Adriana E. Torres Nava y TATA Consultancy Services “la educación es el pilar que debemos motivar para que el país funcione, por ello, decidimos que la mejor idea era invertir en escuelas”.

Un trabajo de todos

TATA Consultancy Services es una firma de la India pionera en investigación y desarrollo de software que ofrece soluciones para satisfacer las expectativas de Tecnologías de la Información (TI) y los objetivos de negocio.

Si bien, desde su nacimiento cree en los proyectos de desarrollo, ha concentrado sus esfuerzos principalmente en India. En México se han hecho algunas cosas con pequeño impacto, pero nada como lo de ahora, con apoyo de la comunidad global y con un impacto real en la vida de las personas, a largo plazo.

“Toda la vida he tenido la inquietud de hacer cosas que ayuden a la sociedad y formar parte de una empresa de este tamaño es doblemente bueno, en la medida en que existe la posibilidad de desarrollar proyectos mucho más grandes que incidan de manera global”, narra la directora general de TATA Consultancy Services.

Una vez aprobado, el proceso de recaudación es sencillo, se trata de que los colaboradores de TATA  quieran colaborar, la empresa contribuye con un porcentaje y posteriormente, Citibanamex duplica este monto.

Recaudar fondos en tiempo récord

“Así logramos en tan sólo un mes, que fue el tiempo que me permitieron tener la página arriba, más de 300 mil dólares”, cuenta.

Con más de 25 años de experiencia y trabajo previo en organizaciones con causa social, el reto para Adriana no fue sencillo, “era la primera vez que solicitábamos algo para un país lejano y que tiene poco tiempo de presencia: México”, cuenta Adriana.

Sin embargo, hoy es una realidad, “ojalá empresarios y gobierno se unan a estos esfuerzos para hacerlo más grande y rápido. Si lo hacemos juntos, llegaremos más lejos; el impacto y resultados tendrán mayor trascendencia, beneficiando la vida de más personas”.

Hoy, durante la inauguración de la escuela en Chiapas, estuvieron presentes los representantes de las instituciones que colaboraron con el proyecto: Fomento de Citibanamex, Fundación Alfredo Harp, Coca-Cola, Televisa y TATA Consultancy Services, empresa que ofreció todo el respaldo para la iniciativa ideada por Adriana E. Torres Nava. Además asistió el gobernador de la entidad, Rutilio Escandón Cadenas.


En la fotografía, gobernador de la entidad, Rutilio Escandón Cadenas.

“Estoy en búsqueda de más proyectos de este tipo, que tengan un impacto grande. Me gustaría contar con la colaboración de empresarios y organizaciones comprometidas en concretar acciones que tengan un impacto real en la vida de las personas. Sí, estoy cocinando nuevos proyectos, ya hablaremos de ellos”, concluye Adriana Torres.