Resistir con inteligencia y amor a la vida

0

La siguiente es una reflexión sobre la oportunidad que trae consigo la cuarentena

José Antonio González Roa

Estamos en una pandemia global. Observemos lo que pasa en China, Italia, España, Estados Unidos, Ecuador y en tantos países del mundo; donde no han podido controlar la epidemia. Entonces, la única forma de parar la transmisión es hacer un paréntesis en casa para reducir el contagio.

Esto no significa que esté prohibido el disfrute, poder tomar aire o el sol, sino de resistir a la tentación de salir, a menos de que sea para comprar alimentos o a la farmacia; tomando precauciones y respetando distancias.

Es momento de resistir con inteligencia y amor a la vida. Unir fuerzas, ya que, si no podemos hacerlo juntos, la plaga realmente ganará. 

El coraje de esperar

Parar la velocidad con la que la enfermedad se mueve nos llama a esperar. Evitar la fase crítica es un mensaje que dan los expertos, desde economistas, médicos o quienes ya pasaron por la tercera fase de la pandemia.

A pesar de la preocupación económica sobre la suspensión de actividades, el espíritu de unión de la sociedad se debe reflejar en la voluntad de quedarnos en casa, para juntos comenzar de nuevo, y lo antes posible.

Mente sana, cuerpo sano

Se nos dice que fortalezcamos el sistema inmune. Asimismo, una mente equilibrada y serena es esencial para el bienestar físico y poder tomar decisiones constructivas. A menudo subestimamos el papel de nuestra psique en la vida y no nos damos cuenta que durante una crisis se nos pone a prueba.

Si somos psicológicamente frágiles y nos enfocamos en lo negativo, caeremos en emociones como el miedo o la ansiedad que generan más vulnerabilidad a la enfermedad, y nos será difícil concentrarnos para llevar a cabo nuestros proyectos.

Es tiempo de mantener una actitud optimista y objetiva, hacer cosas que nos hagan sentir bien, apoyarnos entre familiares o amigos y además, acompañar con a niños o personas mayores a adaptarse a la situación, es una forma de dejar de alimentar el miedo o la ansiedad.

En situaciones de estrés es un gran reto centrar la mente. Es necesario generar una rutina diaria para reenfocar la energía mental a un estado creativo, que más adelante nos ayudará a ponernos de pie.

Hay una oportunidad de tiempo, no lo dejemos vacío, aprovechemos para practicar el enfoque mental positivo, haciendo más de las cosas que nos gustan para calmarnos. Prueba tu suerte y experimenta algo nuevo, o haz más de lo que te gusta como: leer, ejercitarte, pintar, ver documentales o trabajar en algún proyecto.