Cambio de paradigma, trabajo desde casa: MIT Sloan

0

Para muchos es nuevo el trabajo desde casa; MIT Sloan Management Review México plantea algunos de los principales retos sobre el tema y cómo sortearlos

La distracción familiar en el marco el home office, teletrabajo o también llamado trabajo desde casa es uno de los principales problemas en la contingencia sanitaria por el Covid-19.

De acuerdo con Lynda Gratton, en su artículo sobre el tema para MIT Sloan Management Review México, si no se controla, podría propiciar una caída significativa en la productividad y creatividad del colaborador.

“Nosotros, líderes de empresas, necesitamos movernos rápidamente para obtener ganancias inmediatas que permitan ayudar a los empleados a administrar sus vidas laborales. También requerimos preparar el terreno para los cambios a largo plazo”, se lee en el artículo citado.

Asimismo, en países como Estados Unidos, Japón, Australia y Nuevo Zelanda, el 60% de los ejecutivos trabaja desde su hogar, con responsabilidades familiares. Dicho porcentaje es la norma para muchos otros países en el mundo.

Otro de los retos, de este modelo es establecer límites. De acuerdo, con psicólogos y especialistas, separar la vida laboral de la familiar se encuentra entre lo más importante.

“Mantener límites en lugar de difuminar la línea entre cuando (un colaborador) está activado para un rol y desactivado para el otro, significa que la distracción se minimiza. Entonces, la creatividad y el flujo laboral pueden ocurrir con más rapidez”.

Tres ideas rápidas para adaptarse al presente

Los verdaderos líderes no han perdido la cabeza ante la circunstancia derivada del Covid-19, sino que empatizan con sus colaboradores y están dispuestos a adaptarse. Las siguientes ideas pueden ser un apoyo e implementarse de manera inmediata:

1.- Empatizar con los colaboradores. Se trata de conocer la circunstancia de cada colaborador, si son solteros, si tienen familia o hijos y adecuar medidas a sus necesidades.

2.- Alentar a colaboradores a comunicar sus normas. Un problema importante es la ansiedad latente, muchas veces detonada por el trabajo de tiempo completo; por ello, es recomendable conocer el horario del colaborador, sus tiempos productivos y esperar respuesta en el margen de estos.

3.- Convocar comunidades de ideas a fines. Incentivar el uso de plataformas entre los colaboradores es benéfico, en la medida en que pueden sentirse identificados con más personas e intercambiar experiencias.

¿Cómo cambiar el futuro de las prácticas laborales?

Este es un buen momento para estar abierto ante cambios duraderos. A continuación se mencionan cuatro hábitos que difícilmente caducarán, después de la contingencia sanitaria:

1.- Reconocer que las reuniones virtuales llegaron para quedarse
2.- Abrazar la flexibilidad en el tiempo
3.- Ser estratégico ante la maravilla del trabajo cara a cara
4.- Que hombres se involucren en la crianza de los hijos

Finalmente, los próximos meses serán críticos. Ahora mismo tenemos la oportunidad de crear organizaciones más resistentes para avanzar con una agenda de cambio.