Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Trump ha muerto. ¡Viva Trump!
Comparte
Compartir

Coronavirus

Efectividad de los cubrebocas durante pandemia

Por: Colaborador 21 Sep 2020

Buscando los métodos de protección efectivos para enfrentar esta pandemia generada por el SARS-CoV2, buscamos a expertos que nos orienten Por Isaac Ajzen Como nos […]


Efectividad de los cubrebocas durante pandemia
PUBLICIDAD

Buscando los métodos de protección efectivos para enfrentar esta pandemia generada por el SARS-CoV2, buscamos a expertos que nos orienten

Por Isaac Ajzen

Como nos explica Alexis Reimers, sin lugar a duda es una estrategia donde se combinan: El aislamiento social, El distanciamiento social, el lavado de manos y el uso de cubrebocas como medidas de protección; este último como elemento toral de protección, que, en su uso correcto, evita la penetración en la zona del sistema respiratorio de virus y bacterias.

Evidencia científica en la efectividad del cubrebocas

National Academy of Sciences, donde el premio Nobel mexicano de Química, el Dr. Mario Molina, identifica la transmisión aérea como la principal fuente de contagio para Covid-19 y la efectividad de los cubre bocas en su uso. Así mismo están el British Medical Journal, el Institute of Systems Biology o el American Medical Association, entre muchas otras.

Los países que han optado por no apoyar firmemente una política del uso de los cubrebocas, como: Estados Unidos, Brasil, Inglaterra y México. Tienen según las recientes estadísticas el 50% de las muertes por Covid-19 del mundo. Representando estos cuatro países, únicamente el 9.5% de la población mundial.

Los puntos de efectividad de un cubrebocas, radican básicamente en el conocimiento de su funcionamiento, así como en su debida utilización, como son, el uso correcto al colocarse sobre la cara, sellar correctamente las vías respiratorias, el no contaminarlo en su manipulación y sobre todo al momento de guárdalo o apoyarlo con otros objetos que pueden estar contaminados.

Desecho clínico y cuidado del medio ambiente

La cuestión ecológica es una parte muy importante también en este nuevo debate, como nos comenta Alexis Reimers, el impacto en el medio ambiente de los cubrebocas desechables genera una alta contaminación por no ser biodegradables.

Nos explica de igual manera, que en los cubrebocas ha existido una evolución desde las primeras pandemias registradas, primero de manera intuitiva al ver sus resultados, comenzando con cubrebocas de piel en forma de pájaros con un pico pronunciado que no solo intentaban filtrar el aire, sino que también crear una distancia al caminar en los lugares concurridos. Hasta las telas inteligentes, que no sólo filtran de manera mecánica las partículas, sino que también activamente neutralizan los patógenos al contacto.

Cubrebocas ideales

  1. Tener un filtro mecánico de protección apoyado por la ultima tecnología  en telas donde el material inteligente que compone la tela neutralice los patógenos  que puedan estar en él.
  2. Debe de sellar sin permitir el acceso directo de aire a las vías respiratorias.
  3. Ser cómodo para que el usuario lo pueda utilizar largo periodos de tiempo, sin necesidad de removerlo o manipularlo.
  4. Y por último que sea reutilizable y eficientemente económico a mediano y largo plazo.

Reimers Cohen nos relata, que al inicio de la pandemia enfocó a su equipo en buscar el mejor cubrebocas para uso general en el mundo, lo que encontraron fue:

La tecnología de iones de plata y zinc con la que está tratada la tela de nueva generación de SonoMask permite que el cubrebocas sea cómodo, reutilizable y autosanitizante, con alta función antibacterial y virucida.

Lo especial del cubrebocas SonoMask, radica en ofrecer dos métodos de protección distintos fusionados en un solo:

El primero es un filtro iónico que funciona a través de una impregnación duradera de iones de plata al tejido que la compone (método de cavitación de partículas de plata y zinc desarrollada por el instituto Bari-Lan de ). A diferencia de los metales usados directamente, los iones de plata y zinc desactivan a los patógenos que pudieran entrar en contacto con la superficie de la SonoMask, ya sea la parte interna o externa, lo cual ofrece una autosanitización constante del producto.

El segundo un filtro mecánico que frena las partículas mayores a las 5 micras, tal como lo hacen los cubrebocas del estándar N95.

La prueba mas clara del funcionamiento de un cubrebocas de Sonovia es que al momento de colocarla, se van neutralizando las bacterias de la boca de la persona, evitando que el cubrebocas Sonomask huela mal después de traerlo puesto.

Finalmente, además de ser claramente efectivo, es eficiente económicamente, al no ser desechable teniendo una larga duración. Ofrece una protección real, sin tener que estar gastando de más.

Asimismo, señaló que no deben ser utilizados mas que los periodos de horas que marcan las normas o los cubrebocas que al humedecerse con el aliento crean una vía de acceso a los virus del ambiente.

Este artículo es una colaboración, publicada originalmente en MediciNotas.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?