Hijos enojones y hostiles… ¡Alerta!

0

Esto puede indicar TDO, trastorno que de no atenderse, crea adolescentes y adultos depresivos, adictos y con baja autoestima.LUCÍA LEGORRETA*Llamó mi atención y más bien me preocupé, cuando me enteré que casi nueve millones de menores en nuestro país padecen algún tipo de problema de comportamiento hasta llegar a ser excesivam

Esto puede indicar TDO, trastorno que de no atenderse, crea adolescentes y adultos depresivos, adictos y con baja autoestima.LUCÍA LEGORRETA*Llamó mi atención y más bien me preocupé, cuando me enteré que casi nueve millones de menores en nuestro país padecen algún tipo de problema de comportamiento hasta llegar a ser excesivamente hostiles y enojones.Mayor fue mi sorpresa al saber que estas conductas extremas están diagnosticadas hace muchos años con el nombre de “Trastorno Desafiante Oposicionista” (TDO), también llamado TND (Trastorno Negativista Desafiante) y que en los últimos años se han incrementado.Éste consiste en que los niños al cumplir dos o tres años suelen mostrar un comportamiento caracterizado por su terquedad, oposición a los padres y maestros, que suele ser más evidente en la adolescencia. Esto es normal,  sin embargo, cuando esto se hace frecuente y se torna en un comportamiento agresivo que afecta su vida escolar, social y académica, entonces es un trastorno de la conducta.Con seguridad es común que escuches de tu hijo: ¿Por qué te voy a hacer caso?, ¿Por qué levantar mi cuarto?, ¡No lo voy a hacer! o ¡Dile a mi hermano que lo haga!; esto es normal, pero hay signos que expresan la existencia de un problema serio.Para saber si tu hijo tiene TDO, te comparto los criterios de diagnóstico del Manual de Diagnóstico en Psiquiatría, los cuales deben manifestarse por lo menos seis meses, realizando cuatro o más de los siguientes comportamientos:1. Se encoleriza e irrumpe en pataletas.2. Discute con adultos.3. Desafía activamente a los mayores o se rehúsa a cumplir sus demandas.4. Molesta deliberadamente a otras personas.5. Acusa a otros de sus errores o mal comportamiento.6. Es susceptible o fácilmente molestado por otros.7. Se muestra colérico y resentido.8. Se comporta rencoroso o vengativo.Como papás, en primer lugar debemos de aceptar que nuestro hijo no sólo es un poco berrinchudo o consentido, sino que tiene un problema que requiere atención inmediata.Sobre esto, el especialista Russell A. Barkley sugiere algunas acciones como parte de su programa “Defiant Children”:- Las consecuencias deben ser inmediatas.- No esperar que repita una mala conducta para dar una respuesta.- Atender a las conductas positivas para dar un refuerzo inmediato.- Cuanto más inmediata sea la consecuencia de una conducta, más eficacia tendrá como intervención que favorece el control.- Las consecuencias deben ser específicas.- Tanto el premio como el castigo deben estar dirigidos a una conducta específica, nunca a aspectos generales.- El castigo debe ser proporcionado a la transgresión, no al grado de impaciencia o frustración que haya generado en los padres.- Las consecuencias deben ser constantes.- Independientemente del entorno, la consecuencia debe ser la misma.- Si una conducta se ha considerado intolerable un día, también debe recibir la misma consideración otro día.- Tanto el padre como la madre deben dar la misma respuesta.Varias de estas acciones tienen que ver con situaciones en las cuales como mamás somos demasiado consentidoras y permisivas, ya sea por evitar conflictos, o por estrés o cansancio. Si este problema no se atiende a tiempo, los hijos serán adolescentes y adultos que no pueden relacionarse con los demás, que caen en alguna adicción, embarazos prematuros, autoestima baja, tendencia a la depresión y una escasa tolerancia a la frustración.Es momento de establecer límites y educar con disciplina, que no se opone a educar con amor.*Mujer Ejecutiva