Turismo de convenciones: México es el mejor anfitrión

0

Conectividad aérea, infraestructura, certificaciones y profesionalización son los principales retos que enfrenta el sector de Congresos y Convenciones

MILÉN MÉRIDA

México ocupa el sitio 21 en Turismo de Congresos y Convenciones en cuanto a número de eventos organizados, y el lugar 18 en número de participantes, de acuerdo con la International Congress and Convention Association (ICCA); organismo que agrupa a 1,000 compañías y organizadores de más de 90 países.

Según el Ranking de ICCA 2014, México captó poco más de 2% de los 7,500 eventos de todo el mundo que registró el organismo. Mientras que el mercado mundial está dominado por Estados Unidos, Alemania y España.

Sin embargo, este parámetro puede no ser tan exacto ya que para que un evento sea reconocido por el organismo se deben de cumplir varios requisitos, como que sea itinerante, que toque por lo menos tres diferentes continentes en su rotación, que sea por lo mínimo de 100 personas, entre otros aspectos. Por ello, especialistas consultados coinciden en que la gran mayoría de estos congresos o convenciones no son reportados, lo cual los lleva a afirmar que México capta más de los 165 que registra ante ICCA.

En el mercado internacional la competencia por atraer eventos o ganar licitaciones es intensa. A raíz de que las distancias son cada vez más cortas debido al incremento en la conectividad aérea entre países y continentes; en la actualidad no sólo se contiende por eventos contra los países de la región, sino contra todo el mundo.

Hoy la competencia es global porque tienes destinos como Dubai que están saliendo a ganarse todos los eventos. Ya no sólo quieren atraer eventos regionales o que sean flotantes en esa región, sino que ellos están saliendo a ganarse todos los congresos mundiales, los eventos corporativos”, afirma Rafael Hernández, presidente de World Meeetings Forum.

Y para competir como destino, se necesita contar con algunas características básicas: conectividad aérea, infraestructura, y el principal reto que enfrenta el sector: la profesionalización a través de certificaciones como Certified Meeting Professional, Certified Meeting Management o el Certified Exhibition Management.

Sobreoferta en mercado interno

Datos de la Secretaría de Turismo (Sectur) revelan que la industria de Turismo de Reuniones genera una derrama anual de 32,500 millones de dólares y más de 738,000 empleos en México. Su aportación al PIB es de apenas 0.27%, sin embargo, es un sector de gran importancia para diferentes destinos porque sirve de estabilizador y garantiza la ocupación turística en temporadas bajas. No por nada más ciudades mexicanas están apostando por este segmento, en total son 56, aunque las más fuertes son Cancún, Puebla, Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Querétaro, Mérida y Tijuana.

En derrama económica, los congresos de reunión generan aproximadamente 20 a 25% adicional que un turismo normal, y más o menos de 25 a 30% de nuestro turismo viene por el tema de congresos y convenciones”, destaca Carlos Joaquín González, subsecretario de Innovación y Desarrollo Turístico de la Sectur, quién afirma que los principales retos del sector son la capacitación, actualización  y profesionalización.

Actualmente el país cuenta con alrededor de 70 recintos con capacidad para albergar Congresos y Convenciones, cuando en el año 2,000 apenas habían 27. Incluso, se está registrando una sobre oferta, advierte Rafael Hernández, ya que  “muchos gobiernos piensan que al construir un recinto implica ser atractivos para eventos y es un error muy grande”, porque para tener éxito la parte esencial es salir a “vender” estos espacios.

Hay varios destinos que han invertido muchos recursos en modernizar y construir nuevos centros de convenciones y en el mismo gobierno se ha decidido ponerle un foco importante al sector y atraer grandes grupos y convenciones”, explica Rodrigo Cobo, consultor estratégico en turismo y aerolíneas

Ciudad de México, destino que brilla

El destino líder del país en Turismo de Congresos y Convenciones es la Ciudad de México. En el ranking general de ICCA aparece en el sitio 45, seguida por Cancún en el 86 y Guadalajara en el 190.

Por ciudad y número de eventos, la capital del país se encuentra en el escalón 8 en América, por debajo de Buenos Aires, Sao Paulo, Santiago, Lima, Rio de Janeiro, Vancouver y Toronto. La competencia es fuerte, en la última década los eventos en América Latina se han multiplicado por tres.

No obstante, su excelente conectividad aérea, su amplia infraestructura en recintos y hoteles, su gran oferta de actividades recreativas y la promoción de las autoridades locales y federales han posicionado a la Ciudad de México en el top.

La receta del éxito, detalla, es una estrategia para promocionar a la ciudad “como la capital turística, cultural y gastronómica de América Latina. Además, trabajamos con los grandes centros para congresos y convenciones, que son los que nos ayudan a postular a la ciudad, y con las empresas dedicadas a este ramo”.

En este sentido, el especialista Rodrigo Cobo destaca que el plus de la Ciudad de México es su extensa gama de recintos. Hay una gran competencia, lo cual también ocasiona que cuando se hacen las licitaciones por eventos los precios sean muy competitivos.

Cuando se hace una licitación grande, hay muchas variables no tangibles que tienen mucho que ver en la decisión, como la percepción de seguridad, percepción como destino turístico, opciones recreativas; entonces sí suma todo”, considera.

Contrario a ello, aunque Cancún se ubica en el segundo lugar, su potencial está desaprovechado. Los especialistas coincidieron en que a la joya del turismo mexicano le hace falta infraestructura y una política de sector que lo impulse ya que hasta ahora los esfuerzos son aislados.

Buena imagen

Pero México en conjunto sí se vende bien en el exterior. Tiene una industria bien organizada y una imagen impecable, comenzando por la ética con que compiten los diferentes organizadores locales en el mercado exterior, hasta la transparencia en procesos de licitaciones de congresos, presentación de candidaturas y adjudicación de eventos, refiere Rafael Hernández.

Incluso, asegura, el tema de inseguridad o corrupción ni siquiera son aspectos que figuren.

Afortunadamente en el tema de la seguridad, en los destinos turísticos, en los centros de convenciones, en los mismos eventos internacionales que hemos albergado como el COP 16 o el G-20, en ninguno de ellos, afortunadamente, ha habido un incidente de consecuencias lamentables. No ha habido un tema en el cual se pudiera decir México tiene una alerta”, enfatiza.