Grupo Mundo Ejecutivo Suscríbete a nuestro Newsletter
Compartir
México   Tasa de interés objetivo: 4.25%  TIIE 28 días: 4.4940%  Cetes 28 días: 4.23%  Tipo de cambio Fix (MXN-USD): 19.3700  Inflación: 3.33%  UDI: 6.599904,  Reservas Internacionales: 195mil M USD  Aprobación AMLO (Mitofsky/El Economista): 56.6% (Var. 2020 -3.2%)  |  Capitales |   IPC - México: 43,874 (Var. 12 meses: -2.7%)  IBOVESPA - Brasil: 118,024 (Var. 12 meses: 3.2%)  IPSA - Chile: 4,211 (Var. 12 meses: -11.1%)  Dow Jones EEUU: 30,179 (Var. 12 meses: 6.9%)  NASDAQ EEUU: 12,756 (Var. 12 meses: 44.5%)  S&P500 - EEUU: 3,709 (Var. 12 meses: 16.2%)  TSE300 - Canadá: 17,535 (Var. 12 meses: 3.0%)  Eurostoxxx50 - Europa: 3,546 (Var. 12 meses: -5.2%)  CAC 40 - Francia: 5,528 (Var. 12 meses: -7.2%)  DAX - Alemania: 13,631 (Var. 12 meses: 3.1%)  FT100 - UK: 6,529 (Var. 12 meses: -13.4%)  Hang Seng – HK: 26,499 (Var. 12 meses: -4.9%)  Shenzen – China: 5,000 (Var. 12 meses: 24.5%)  Nikkei225 – Japón: 26,763 (Var. 12 meses: 12.4%)  |  Divisas |   MXN: 19.37 (Var. 12 meses: -4.9%)  CAD: 1.28 (Var. 12 meses: 2.6%)  GBP: 0.7407 (Var. 12 meses: 3.4%)  EUR: 0.063 (Var. 12 meses: 10.3%)  JPY: 103.30 (Mar. 12 meses: 6.1%)  BRL: 5.08 (Var. 12 meses: -20.0%)  |  Commodities |   Oro (Londres): 1,872 (Var. 12 meses: 26.6%)  Plata (Londres): 2,574 (Var. 12 meses: 50.9%)  Petróleo (Brent): 52.4 (Var. 12 meses: -20.9%)  Petróleo (WTI): 49.1 (Var. 12 meses: -19.4%)

Economía y Negocios

Sindicatos, ¿en peligro de extinción?

Por: 06 Ene 2016

La información de estos organismos y de sus afiliados está considerada casi como un “secreto de Estado”, a pesar de que desde 2012 el entonces Ifai ordenó a la STPS dar a conocer el número de trabajadores integrados a federaciones y confederaciones de trabajadores


Sindicatos, ¿en peligro de extinción?
PUBLICIDAD

La información de estos organismos y de sus afiliados está considerada casi como un “secreto de Estado”, a pesar de que desde 2012 el entonces Ifai ordenó a la STPS dar a conocer el número de trabajadores integrados a federaciones y confederaciones de trabajadores

ROBERTO FUENTES VIVAR

México es un país con una paradoja: existen más empresas que trabajadores sindicalizados. De acuerdo con los más recientes censos económicos, en 2014, había en México un total de 5 millones 654 mil 012 establecimientos, en donde se reportaron 29 millones 642 mil 421 personas ocupadas. Sin embargo, el número de trabajadores sindicalizados no supera los tres millones y es muy probable que para este año no llegue ni a un millón.

La información de los sindicatos y de sus afiliados es considerada casi como “secreto de Estado”. A pesar de que desde 2012, el entonces Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (Ifai) ordenó a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) dar a conocer el número de integrados a federaciones y confederaciones.

En materia de datos, la STPS no explica en su portal de internet exactamente cuántos miembros tiene cada sindicato ni cada central y sólo expone que en total hay 1,721 agrupaciones registradas, cifra superior a las 1,165 que existían hace 10 años y que agrupaban a un millón 393 mil trabajadores.

De acuerdo con especialistas universitarios, la cifra de sindicalizados ha ido disminuyendo cada año a raíz de la entrada en vigor de la llamada Reforma Laboral, aprobada al inicio del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, a tal grado que es muy probable que el número real de afiliados a alguna organización sindical no supere un millón en 2016.

Mientras eso sucede, de acuerdo con el secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, los empleados terciarizados (bajo el llamado outosurcing) representan ya 16% del total de trabajadores en nuestro país.

Si se toman en cuenta las tendencias actuales y algunas cifras recabadas (de conteo manual) de la poca información que puede obtenerse de las fuentes oficiales, entonces el número de trabajadores sindicalizados apenas llega al 3.0% de la Población Económicamente Activa.

Sin embargo, la información “reservada” y que no ha sido dada a conocer a pesar de la insistencia del ahora Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai), podría hablar de cifras multimillonarias en pesos en estos organismos. Si por ejemplo se calcula sólo un millón de trabajadores sindicalizados por 100 pesos mensuales de cada uno como aportación promedio a su organización significan 100 millones de pesos mensuales, es decir 1,200 millones de pesos anuales.

Pero esta cantidad es irrisoria si se toma en cuenta que, según el actual dirigente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Joaquín Gamboa Pascoe, esa central cuenta con cuatro millones de trabajadores, lo que significaría una cifra de alrededor de 400 millones de pesos mensuales de ingresos, nada más por cuotas sindicales para esa confederación.

La mentira de Fidel Velázquez

Fidel Velázquez fue durante más de tres décadas el hombre que mantuvo la estabilidad laboral en México, al grado de que hasta los empresarios de Nuevo León apoyaron la construcción de una estatua de 10 toneladas en su honor, nada menos que en Monterrey.

Una de las grandes promesas que hacía cada seis años cuando había elecciones presidenciales, era que la Confederación de Trabajadores de México (que lideró precisamente durante tres décadas) aportaba 12 millones de votos para el Partido Revolucionario Institucional. Nunca, tuvo esa central 12 millones de afiliados, ni siquiera seis millones para garantizar que el sufragio familiar (el trabajador y su esposa) favoreciera al PRI. La mentira la continuó el actual dirigente (desde hace 10 años) de la CTM al asegurar que la confederación cuenta con cuatro millones de afiliados. Pero según la información oficial de la STPS (obtenida a cuentagotas y de funcionarios que prefieren mantener el anonimato), la central tiene apenas 700 mil afiliados.

Es cierto que la CTM es la que tiene mayor número de sindicalizados en el país, pues los registros indican que existen 376 sindicatos afiliados a su central, de los cuales sólo uno (el de los trabajadores petroleros) cuenta con más de 100 mil trabajadores. En cambio cuenta con más de 50 que tienen menos de 10 afiliados.

Paralelamente, según las estadísticas generales de la Secretaría del Trabajo, dentro de los 1,721 registros existentes en noviembre de este año, hay 728 sindicatos independientes, muchos de los cuales tienen varios miles de trabajadores adscritos.

¿Qué dicen los trabajadores?

La guerra de las cifras oficiales es difícil de entender, porque incluso con la reforma laboral muchos de los datos permanecen como reservados. De hecho, algunos especialistas indican que gracias a cambios a la Ley Federal del Trabajo, prevalece un ambiente de mayor secrecía.

Pero para tratar de buscar otras fuentes que permitieran dar alguna luz sobre en realidad cuántos trabajadores sindicalizados existen en el país, Consultora Mitofsky realizó su propia investigación. En ella se indica que 12 de cada 100 mexicanos en su etapa laboral han pertenecido a algún sindicato y explica que actualmente existen cerca de 3.5 millones de sindicalizados, es decir casi el 5% de los ciudadanos mexicanos.

Esta cifra representaría más del 20% de los 17, 457,604 trabajadores afiliados de manera permanente al Instituto Mexicano del Seguro Social y significaría alrededor del 70% del número de empresas existentes según el Inegi.

De hecho, es una de las más altas que se reportan de manera independiente u oficial (sin contar las que ofrecen los propios sindicatos). En su investigación, Mitofsky indica que los hombres reportan mayor pertenencia a los sindicatos, lo mismo que los mayores de edad y los habitantes de zonas urbanas.

La encuesta realizada por internet indica que 45% de los mexicanos considera que los sindicatos son buenos para los trabajadores y sólo 10% piensa que los perjudican. Un dato interesante es que conforme aumenta la escolaridad, crece también la opinión positiva sobre los sindicatos.

Según la investigación, 27% piensa que los sindicatos son buenos para las empresas y 20% considera que las perjudican. Cuando se les preguntó si el sindicalismo es positivo para México, 27% indicó que son positivos y 17% que son negativos.

Para los encuestados, lo que mejor hacen los sindicatos es “defender al trabajador” (21%), seguido de “luchar por los derechos del trabajador” (15%) y “ayudar a la gente” (11%). Por el contrario, lo peor de los sindicatos es la corrupción (10%) y el “no cumplir a los trabajadores” (9%), seguido de las “marchas que organizan” (7%), todo esto en opinión ciudadana.

Los contratos

Uno de los grandes vacíos de información oficial es el referente al número de contratos colectivos y sus beneficiarios, pues según la página de internet de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, hasta septiembre de este año se habían revisado 5,846 contratos y 3,716 convenios de trabajo.

Sin embargo, existe información basada en datos de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, de la existencia de casi 30 mil contratos colectivos registrados en toda la República Mexicana. ¿Cómo pueden entenderse este número de contratos cuando la STPS sólo registra 1,721 sindicatos?

La explicación es que un solo sindicato puede firmar varios contratos colectivos. Pero las estadísticas no coinciden pues dentro del maremagnum de cifras oficiales hay alrededor de 100 organizaciones que tienen menos de 10 trabajadores.

Dirigentes de sindicatos independientes argumentan, a su vez, que hay más de 12 mil contratos falsos de los cuales los trabajadores ignoran su contenido, muchas veces ni saben que existen porque son firmados por “sindicatos inexistentes”. En este sentido, el investigador Alfonso Bouzas, de la Universidad Autónoma Nacional Autónoma de México, calcula que 90% de los contratos laborales en el país son de protección.

Otro de los casos que llaman la atención es la existencia de varios sindicatos que tienen al mismo dirigente. Según investigaciones realizadas por medios como la “Voz del Obrero” o por instituciones como la Universidad Obrera, existen alrededor de una treintena de casos de que una sola persona lidera a varios sindicatos y firma los contratos de trabajo. En esta situación se encuentran miles de empresas.

Casos paradójicos

Dentro de los más de 1,700 sindicatos que tiene registrados la STPS, se encuentra uno particularmente extraño, el sindicato patronal: la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) que aparece con 69 socios.

Por cierto, esta confederación no se encuentra registrada en las 209 cámaras que tiene registradas el Sistema de Información Empresarial Mexicana y sí es uno de los pilares del Consejo Coordinador Empresarial, al grado de que recientemente fue designado para dirigir el organismo un expresidente de esa cúpula, Juan Pablo Castañón.

Una de las grandes carencias de información y que ha sido reiterada por el Inai, es el papel de las centrales obreras y hasta de los sindicatos, como patrones, pues en paradójicamente también ejercen esa función.

Sindicalismo desprestigiado

Uno de los íconos del sindicalismo en México es Francisco Hernández Juárez, líder de los telefonistas y quien el año entrante cumplirá 40 años al frente del sindicato. Su fuerza llegó a tal grado que cuando Teléfonos de México se desincorporó del sector público, al menos el 10% de las acciones quedó en manos de los trabajadores, muchos de los cuales han vendido esa propiedad accionaria.

Según él, 90% de los sindicatos son controlados por el Gobierno y los empresarios, y el resto apenas puede moverse fuera de este control, lo cual atenta contra la economía y las prestaciones sociales de los obreros del país, por lo que debe erradicarse esta práctica.

La manera de controlar a los sindicatos es controlando a los dirigentes sindicales, los corrompen, los compran, les dan dinero, puestos políticos, por eso el dirigente sindical en algunos casos puede comprarse un avión y tener propiedades que con su ingreso que percibe por desempeñar el cargo, no le permitiría”, explica.

El dirigente, que asegura tener un sueldo de 50 mil pesos mensuales, señala que “el sindicalismo en México está muy desprestigiado, si uno hace encuesta entre los ciudadanos los más bajos niveles de aprobación están en el sindicalismo, yo creo que casi como los policías y los políticos, están muy desprestigiados… Hay que cargar con este estigma, porque a todos los dirigentes sindicales nos cortan con la misma tijera y dicen que todos somos igual; yo no soy así”.

Como sea, la realidad mexicana indica, por lo menos de acuerdo con las estadísticas de la STPS, que la mayor parte de los trabajadores sindicalizados en México, son empleados del sector público. De hecho se calcula que al menos la mitad de los sindicalizados mexicanos laboran en alguna oficina gubernamental o paraestatal.

El artículo 388

De acuerdo con varios especialistas y dirigentes sindicales independientes, las modificaciones al artículo 388 de la Ley Federal del Trabajo, aprobadas como parte de la reforma laboral, están hechas para darle un golpe final al sindicalismo mexicano.

El abogado laboralista Arturo Alcalde señala que con la reforma laboral se fomenta la desaparición de los sindicatos, mientras que otro de los principales especialistas, Arturo Fernández Arrás, consideró que la nueva ley federal del trabajo es incompleta y fallida.

Por la parte de la iniciativa privada, Gerardo Gutiérrez Candiani, poco antes de dejar la presidencia del Consejo Coordinador Empresarial, consideró que la reforma laboral permitirá al país tener mayor competitividad. Incluso consideró que permitirá romper la extorsión institucionalizada de sindicatos hacia las empresas.

Como sea, el sindicalismo en México, parece enfrentarse a su extinción, pues la iniciativa privada (también el gobierno) contratan cada vez más trabajadores por honorarios y sin prestaciones, mientras que crece el outsourcing al grado de que en algunas entidades supera ya al 25% del personal ocupado.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?