EL LADO B: Francisco Robledo, socio director de ADIL

2

El directivo cuenta qué es lo que lo hace sentirse orgulloso y la responsabilidad de su cargo

“Últimamente he firmado mis correos con esta frase: ‘orgullosamente, Francisco Robledo‘”, cuenta a Mundo Ejecutivo el socio director de la Alianza por los Derechos Laborales e Inclusión (ADIL). Al preguntarle qué es lo que lo hace sentirse orgulloso, el directivo comenta que el hecho de poder acompañar a empresas e instituciones en este camino de observarnos a nosotros mismos y tratarnos mejor como seres humanos.

“Que alguien en la calle me reconozca y me diga gracias, uff, es que sí me pasa, siempre lloro cuando alguien me reconoce en la calle o me escribe en redes sociales y me dice que por lo que tu hice en su empresa, hoy puede (completa la frase). Es bien bonito.

Nacido, criado y malcriado en la Ciudad de México (como pone en sus redes sociales), Robledo cuenta que a él le tocó esta parte de vivir en Internet, como pasar del blanco y negro a color.

“Me gusta comentar para que la gente se de cuenta de la oportunidad que tiene hoy en día de definirse a sí mismo. Dentro de su diferencia por su orientación sexual, identidad de género, antes no tenías una computadora a quién preguntarle”, recuerda

La importancia de ser socio director

Sobre qué significa para él su cargo, comenta que es mucha responsabilidad estar consciente de la importancia de las palabras. Además, señala que el compromiso es grande al ser la cara de un tema no atendido en México.

“Es encontrar a gente que se acerca a mi desde Querétaro, Guadalajara, Monterrey y buscar crecer este equipo”.

Además, menciona que un reto importante es cuando un cliente pregunta sobre el porqué no funcionan las políticas de inclusión. El directivo menciona que es importante ser el punto de recepción de las quejas.

“Tener la tranquilidad y objetividad para decir ‘tenemos que hacer algo diferente’. Nuevas estrategias y nuevas formas de ver las cosas”.

El reto, ser freelance

Sin embargo, el reto más grande para él es ser freelance. Si bien menciona que la tecnología trae consigo ciertas ventajas importantes como el home office, señala que en muchas ocasiones es difícil comenzar a trabajar en punto de las 9 de la mañana.

“A veces no salen las ideas. Cuando dices ‘a las 10 de la mañana me tengo que sentar a hacerlo, pues es darme el permiso de levantarme, de comer algo, dar la vuelta, ir un martes al cine a las 10 de la mañana”.

Paco Robledo cuenta que su trabajo se basa en la creatividad aunque debe responderle a las empresas en horarios de oficina.

Me siento millennial aunque no sea millennial, porque puedo levantarme del escritorio, ir a hacer ocho cosas y regresar y trabajar martes hasta las 2 de la mañana o estar de 9-6 bien puntual”.

Los domingos en el Ángel de la Independencia

Una de las cosas que más disfruta hacer es sentarse en el Ángel de la Independencia los domingos.

“Yo sé que es un cliché pensar que el recinto es el centro del país, pero confluye tanta gente los domingos en la mañana que para mi es un experimento divertidísimo“.

Además, menciona que le gusta imaginarse las historias de cada una de las personas, cómo es su cotidianidad y cómo son los mexicanos en domingo.

“Es imaginarme que soy un dron y empiezo a ver a mi alrededor. Y arriba en el espacio digo, ‘mis problemas mentales haya arriba no se ven’ y son tantas historias. Es una oportunidad de trascender“.

Otra de las cosas que más le gusta es una buena película, una serie de televisión y unas palomitas con mucha salsa picante. Pero algo que más le emociona son las actividades en el marco del mes del orgullo.

“Lo estoy disfrutando muchísimo, hay cualquier cantidad de eventos en la ciudad relacionados con la diversidad LBGT, cosa que no había hace cinco años”.

Tener lo que pocos tienen

Por último, una de las frases que más lo motivan día a día es “Si quieres tener lo que pocos tienen, te tienes que atrever a hacer lo que pocos hacen”. Al respecto, Paco Robledo afirma que lo ha probado en su camino.

“Me he demostrado que sí. En realidad el creerte a ti mismo que lo puedes hacer, lo imaginas, lo trabajas y lo logras”.