Sector agronegocios, con panorama alentador: PepsiCo

0

El directivo de PepsiCo estima una proyección de crecimiento del 5% para el sector agronegocios

Para Arturo Durán, director senior de Agronegocios de PepsiCo Latinoamérica, el sector tiene un panorama alentador; pues se proyecta un crecimiento del 5% en el país durante el periodo 2019-2020. “Tenemos gente muy preparada dentro del campo, que tiene las mejores intenciones. Creo que el camino que estamos agarrando es el correcto”, aseguró.

En ese sentido, Durán comentó en entrevista con Mundo Ejecutivo que este año PepsiCo realizó una inversión de 8 millones de dólares para la reinauguración de su Centro de Desarrollo Agrícola Sabritas (CDAS), ubicado en Toluca. Ahí, la empresa realiza el 17% de la producción nacional de papa; cada año producen 17 millones de mini tubérculos.

“La razón de este crecimiento ha sido con una filosofía de ganar-ganar. Nuestra misión es asegurar el abasto de las materias primas que nos corresponden como compañía y siempre acompañar al agricultor”, destacó.

En mayo, anunciaron una inversión de 4 mil millones de dólares para los próximos dos años y de esa cifra, mil millones estarán destinados al fortalecimiento de su modelo agrícola único. Además, Durán aseguró que la empresa busca invertir en tecnología que ayude a su programa de sustentabilidad.

“Estamos incursionando mucho en tecnología. No nos estamos quedando atrás y estamos avanzando. Nosotros como compañía tenemos una filosofía de estar a la vanguardia de todo”, afirmó.

Inclusión de mujeres, una prioridad

Con respecto a sus programas de responsabilidad social empresarial, la Fundación PepsiCo México cuenta con proyectos que atienden temas de inclusión económica de las mujeres; atención a desastres naturales y conservación de cuencas hidrológicas. En 2018, sus acciones beneficiaron a más de 90 mil personas.

En Oaxaca cuentan con el proyecto Puente a la Salud Comunitaria, en el cual impulsan la autosuficiencia y productividad de comunidades vulnerables en esa entidad; y en Hidalgo al incorporar la producción y transformación del amaranto como cultivo agroecológico.