Cancelación de Constellation Brands, golpe de confianza: BofA

0

BofA señaló que mantiene su estimado para el PIB de 2020, el cual espera caiga 4.5 por ciento

Bank of America (BofA) señaló que México se encamina a una contracción rápida y furiosa por los efectos globales del Covid-19 y la cancelación de la planta de Constellation Brands es un golpe a la confianza de los inversionistas al igual que la del aeropuerto de Texcoco.

Asimismo, señaló que las acciones que el mundo toma para contener la propagación del Covid-19 afectan desde todas partes. La institución financiera señaló en un análisis que mantiene su estimado para el Producto Interno Bruto (PIB) en 2020, el cual espera caiga 4.5%, cuya baja se concentrará en el segundo trimestre del año.

Sin embargo, ve una tendencia a la baja para su pronóstico de crecimiento del PIB de 2020, ya que una gran propagación del Covid-19 en México podría forzar un cierre de la economía más significativo. Además, con la posibilidad de que Estados Unidos cierre la frontera común por completo; hasta ahora solo lo está para viajes no esenciales.

“La gran depreciación del peso también es un riesgo para la estabilidad financiera, aunque hasta ahora ese riesgo parece contenido. Finalmente, la incertidumbre sobre las políticas internas podría tener un mayor impacto en la inversión de lo que asumimos actualmente”.

Constellation Brands, golpe a confianza

Por otro lado, consideró que la cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands es un golpe para la confianza de las empresas. En ese sentido, explicó que el comercio se verá afectado por la interrupción de las cadenas de suministro mundiales. También por la gran contracción en el crecimiento de EU y los precios bajos del petróleo.

Por ello, las importaciones mexicanas se contraerán a medida que lleguen menos bienes intermedios de otros países. Mientras que las importaciones también bajarán una vez que el consumo se derrumbe cuando al menos parte del país se cierre y las importaciones de capital caigan debido a la falta de inversión.

“Esto último ha estado sucediendo durante más de un año y no estaba relacionado inicialmente con el virus, pero la inversión caerá aún más ahora. Los precios más bajos de la gasolina ayudarán a contener la caída de las importaciones”.

También, expuso, las exportaciones mexicanas se contraerán debido al colapso de la actividad económica de Estados Unidos, lo que reducirá la demanda de bienes y servicios mexicanos, como el turismo, y los precios del petróleo.