Organizarnos como si fuéramos un solo mexicano: CCE

0

El propósito es alcanzar un nuevo Acuerdo Nacional de Reactivación Económica

Fotografía: Antonio Soto Feria

La primera de la once mesas de trabajo que organiza el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y que tienen la finalidad de exponer soluciones para hacer frente a la crisis sanitaria; así como atender la reactivación económica, se trasmitió bajo el nombre Atención inmediata a la crisis: macroeconomía y políticas públicas.

Carlos Salazar, presidente del CCE, comentó que los empresarios son conscientes de que no tienen una única solución para los problemas del país; y que son uno más de los agentes que buscan proponer fórmulas y salidas a la emergencia sanitaria y las consecuencias económicas que de ella se derivan.

“Intentamos tener un gran paquete de propuestas, en las cuales nosotros podamos ofrecerle a nuestras autoridades, una vez más, una gran cantidad de alterativas de cómo poder salir de la crisis”.

“Es importantísimo que todos nos organicemos como si fueramos un solo mexicano; solo tenemos un enemigo enfrente: la terrible pandemia que hoy azota al mundo”, añadió Salazar Lomelín.

Actividad económica cae 30%

Por su parte, en coordinación de la mesa, junto con Carlos Salazar, la presidenta de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Sofía Belmar, advirtió que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima que el impacto en México por la reducción de actividades en los sectores productivos ha generado una disminución de 30% de la actividad económica.

“Somos el tercer país con mayor impacto, después de Japón y Grecia. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional estima una caída del 6.6% en el Producto Interno Bruto de México, lo que es mayor al promedio de América Latina”, dijo Belmar.

Gobernadores sin respuesta

Carlos Mendoza Davis, gobernador de Baja California Sur, denunció que el día 23 de marzo, en su carácter de presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, envió a Andrés Manuel López Obrador una carta que no tuvo respuesta.

“En ella le proponíamos construir… un acuerdo de Estado que permitiera no sólo enfrentar la crisis sanitaria sino también reactivar nuestra economía; debo decirlo, lamentablemente, que la comunicación no tuvo ningún eco y no hubo ninguna respuesta distinta al silencio”.

Aunque no adquiramos deuda habrá deterioro

Por su parte, Mario Delgado, coordinador del grupo parlamentario del partido Morena en la Cámara de Diputados, señaló que lo que se tiene es un debate sobre la naturaleza de la intervención gubernamental en un escenario de absoluta incertidumbre.

“Si el gobierno no tomara un peso de deuda, de todos modos va a tener un deterioro en su perfil de deuda porque el producto se está haciendo más pequeño y vamos a tener a lo largo del año una caída en los ingresos públicos. ¿Qué decisión ha tomado el gobierno? Apretarse el cinturón, la austeridad es para el gobierno, para tratar de compensar la caída de sus ingresos sin comprometer las finanzas”, dijo Delgado.

Nos matará la economía

En el mismo panel, Ildefonso Guajardo, exsecretario de Economía del país, reflexionó que, desde hace 60 días, cuando se detectó el primer caso de Covid-19, “se sabía que el aislamiento es un lujo que muy pocos mexicanos pueden tener porque viven al día; adicionalmente también sabíamos que en conjunto con la crisis sanitaria vendría el reto económico”.

El político agregó que “si la vacuna no está disponible, a la mejor no nos mata el virus, pero sí nos mata la economía; estamos enfrentando claramente las consecuencias ya. Tenemos que aprovechar un mes de preparación para ver cómo hacemos la reactivación económica de manera responsable”.

Déficit se financia por mercados privados

El actual presidente del Consejo de Administración de BBVA México, Jaime Serra Puche, aseguró que esta no es una crisis de desequilibrios macroeconómicos:

“El déficit fiscal de México es razonable, como lo es en su nivel de endeudamiento el gobierno, las crisis pasadas usualmente surgieron de déficits fiscales elevados el actual es de2.5% del PIB, cifra que contrasta con los de crisis previas en que se observaban déficits de hasta dos dígitos”, enmarcó Serra Puche.

El también economista y exsecretario de Hacienda agregó que a finales de la década de 1980 existía un déficit cercano al 17% del PIB.

“Y eran financiados por el Banco de México, que no era una entidad independiente, lo cual resultó en episodios de alta inflación. Hoy el déficit se financia en su totalidad por los mercados privados”, enfatizó.

Mortandad empresarial sin precedentes

Patricia Armendáriz, CEO de Financiera Sustentable, expuso que las restricciones presupuestales y la convicción gubernamental de no salvar empresas, con base en experiencias pasadas obliga a buscar mecanismos de liquidez gubernamental sin costo adicional, pero también medidas privadas que traspasan la carga al sector bancario.

“Derivado de la caída de las ventas, las tesorerías se están viendo presionadas para pagar su nómina y mantener sus operaciones; por lo que la falta de apoyo y de liquidez puede llevar a una mortandad sin precedentes de empresas de todos tamaños, exacerbando la recuperación”.

Finalmente, la economista Nora Lustig afirmó que una política social efectiva y equitativa empieza por implementar medidas macroeconómicas que minimicen la caída del ingreso nacional.

“Si el promedio cae, se va a caer el ingreso de los pobres y de las clases medias; esto contempla dos elementos: una política fiscal anticíclica y una política monetaria no convencional mucho más agresiva que la que ha empezado a implementar el Banco de México”.