Caída de 10% en el PIB podría desatar crisis social: Canacintra

0

14 millones de personas podrían caer en pobreza si las medidas del gobierno no contemplan un apoyo más amplio para las Mipymes

Si la afectación económica en México produce una caída en el Producto Interno Bruto (PIB) de hasta 10% al finalizar 2020, podría desatarse una crisis social con un saldo de 14 millones de personas que caerían en estado de pobreza, advirtió Enoch Castellanos Férez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

“Nosotros hemos dicho muy claro que de darse el peor escenario de una caída del 10% en el PIB, se irían a la calle 2 millones de trabajadores, al menos, y estos representarían, contando a sus dependientes económicos, 8 millones de personas que no tendrían empleo ni sustento y que caerían en pobreza alimentaria, sumado a 6 millones de trabajadores en la informalidad”, dijo.

Cierres insostenibles

Castellanos Férez indicó que el organismo empresarial que preside ha dado un seguimiento minucioso a las Micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), y que, desafortunadamente, a partir de mayo, la mayoría ya no podrá sostenerse en términos financieros.

“Para junio, aquellas que sí pudieron pasar mayo, también van a ver agotadas sus reservas, aunque podríamos considerar este como el mes en que se da el primero como el punto de quiebre”.

En el estudio Observatorio Mipyme, presentado en abril por la Canacintra, 48.5% de las entidades económicas consultadas reveló que considera necesario un recorte de personal en su negocio durante las próximas semanas.

En el mismo documento se indica que 53.4% de las Mipymes han tenido una disminución de las ventas de entre 80 y 100%; 14.3% tuvieron una reducción de 80%, 17.4% dijeron perder el 90% y 21.5% perdió hasta el 100% de sus ventas.

Por ello, Enoch Castellanos remarcó la importancia de un paquete de medidas más amplio del gobierno que haga frente a la situación actual y que considere a sectores vitales para la reactivación económica, tales como el de la construcción.

“La construcción empuja a 66 ramas de la economía, son los primeros que resienten las recesiones pero también los primeros que salen de ellas cuando hay inversión en obra pública y se otorgan créditos a la vivienda”, señaló.

Sin embargo, concluyó el empresario, la administración federal tiene una visión sesgada de este sector, razón por la cual prefiere otorgar dinero a las personas directamente para la construcción de sus hogares, lo cual puede violar códigos, usos de suelo y generar desordenamiento urbano.